Ocho evadidos en dos fugas

Un total de ocho presos se fugaron de dos dependencias policiales en los partidos bonaerenses de Moreno y Malvinas Argentinas, luego de, en uno de los casos, limar los barrotes de los calabozos y, en el otro, romper las rejas del ventiluz del baño de una celda.

Buenos Aires (Télam)
Fuentes policiales informaron ayer a Télam que en la primera de las evasiones fueron dos los detenidos que aprovecharon la oscuridad de la noche para violentar la seguridad del lugar donde estaban alojados.
Mientras que en la segunda, ocurrida 12 horas después, seis presos, a plena luz del día, ganaron la calle en momentos en que iban a almorzar.
Según las fuentes, uno de los episodios ocurrió a las 0:30 en el Centro de Detención Transitoria de Malvinas Argentinas, ubicada en la calle Perito Moreno al 3.000, junto a la comisaría segunda de dicho partido del noroeste del conurbano.
En esas dependencias, que pertenecen a la Superintendencia de Custodia y Traslado de Detenidos de la Policía de Buenos Aires, dos presos estaban alojados en el calabozo 2 del Pabellón A y con un alambre de acero comenzaron a romper la malla metálica del ventiluz del baño.
Los voceros policiales indicaron que los detenidos traspasaron esa malla y luego violentaron una segunda reja y llegaron al techo de la dependencia por una tapa semiciega.
Desde allí, los investigadores creen que los presos se dirigieron hasta el patio trasero desde donde pasaron a una casa lindera y finalmente llegaron a la calle, dijeron los informantes.
La policía identificó a los dos evadidos como Ariel González, de 31 años, acusado de robo, tenencia ilegal de arma de fuego y resistencia a la autoridad, y Ramón Guazay, de 21, imputado del delito de robo calificado.
Los presos, aún prófugos, estaban a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 23 y UFI 20 de Malvinas Argentinas, respectivamente.

OTRA FUGA
En tanto, 12 horas después de esta fuga, a las 12:30 de ayer, seis presos escaparon de la comisaría sexta de Moreno, ubicada en calles Plaza y Sol de Mayo de la localidad de Francisco Alvarez, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.
Según las fuentes, los detenidos limaron los barrotes de los tres calabozos en los que estaban alojados y huyeron por un pasillo hacia la parte trasera de la dependencia.
En los fondos de la seccional hay un patio que funciona de depósito y desde el que los detenidos saltaron un paredón y llegaron a la calle, señalaron los voceros.
Los investigadores tratan de determinar si los evadidos, acusados de diversos delitos, aprovecharon el momento en el que el policía que estaba de imaginaria fue a buscar la comida que sus familiares llevaron a la guardia para que almorzaran para poder violentar la seguridad del lugar y escapar.
Tras la evasión, los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Mercedes montaron un amplio operativo de rastrillaje en busca de los detenidos, aún prófugos.
Este caso es investigado por el personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 de Moreno, descentralizada del Departamento Judicial Mercedes.
Una de las últimas fugas de presos de comisarías bonaerenses había ocurrido a fines de mayo pasado cuando cinco detenidos que estaba alojados en la seccional de Ingeniero Maschwitz escaparon luego de que un grupo comando copó la dependencia y les abrió los calabozos.
En aquella oportunidad, la banda fue a liberar a Claudio Alberto Lugo, quien se encontraba detenido desde el 2 de abril por portación y tenencia de arma y resistencia de la autoridad, y permitió la huída de otros cuatro detenidos.
En tanto, el 10 de abril pasado ocurrió otra evasión cuando un detenido que estaba alojado en la comisaría tercera de Berisso, se fugó tras limar los barrotes del calabozo.
Este preso, imputado de privación ilegal de la libertad y robo calificado, estaba solo en la celda y limó los barrotes con dos sierritas que luego fueron encontradas en las cañerías del calabozo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico