Ocho reservas naturales para escapadas de Semana Santa

Parques Nacionales ofrece los mejores destinos argentinos para disfrutar de la naturaleza estas Pascuas. La propuesta va desde el norte andino, hasta la Patagonia sur.

Ocho áreas protegidas, en regiones de selvas de altura, delta litoraleño y desiertos de diversas características, con lagunas y bosques petrificados, son las principales recomendaciones de la Administración de Parques Nacionales (APN) para una escapada de fin de semana largo.

La propuesta empieza por el norte andino, donde el Parque Nacional (PN) Calilegua, ofrece las yungas jujeñas y referencias arqueológicas de los primeros habitantes de esa zona, como coyas y guaraníes.

Se puede hacer base en San Francisco, a unos 60 kilómetros, pueblo que cuenta con servicios turísticos básicos y posibilidades de realizar otras excursiones a atractivos de la zona.

Cerca de Buenos Aires, a orillas del río Paraná, la opción es el PN Pre Delta, donde los visitantes pueden realizar recorridas náuticas, con la opción de hospedarse en el paraje La Jaula, que cuenta con un campamento agreste, electricidad, baños, mesadas, fogones y proveeduría.

En Cuyo, la APN propone San Juan, con el PN El Leoncito, al que define como “un verdadero oasis sobre el desierto”, con una muestra representativa de ambientes como el Monte, la Puna y los Altos Andes.

Las noches despejadas brindan condiciones ideales para astroturismo y, durante el día, se puede practicar carrovelismo en la vecina localidad de Pampa del Leoncito.

En la misma provincia, recomienda el PN San Guillermo, una “joya de los Andes”, que por estar en una zona de crecidas y desbordes durante el verano se requiere al visitante contar con fichas médicas personales y confeccionar el Registro de Ingreso.

Circular por sus caminos es parte del turismo aventura, ya que se vadea dos veces el Río Blanco y se transita por cornisas de anchos variables y pendientes pronunciadas, por lo que es excluyente hacerlo en vehículos doble tracción y con un guía habilitado.

Agreste, pero de más fácil acceso, el PN Nacional Sierra de las Quijadas, en San Luis, muestra las rojas paredes erosionadas del Potrero de la Aguada, que destacan como el principal atractivo del área.

En una caminata de cuatro horas, con guía habilitado, se puede descender por el sendero Farallones, para admirar las espectaculares dimensiones del lugar y descubrir restos fósiles de cuando el sitio era húmedo y pantanoso.

En la Patagonia, recomienda el PN Laguna Blanca, vecino a Zapala y en el centro de Neuquén, que es un punto de conexión entre localidades del oeste andino y paso obligado de los visitantes que se dirigen hacia destinos turísticos de la provincia o hacia Chile.

Ya en Santa Cruz, las localidades de Perito Moreno y Los Antiguos son los centros urbanos de referencia para visitar el PN Patagonia, asociado al Sitio Patrimonio Mundial y actual Parque Provincial Cueva de las Manos.

Sobre la costa de esa región, está el Bosque Petrificado de Jaramillo, donde hace unos 150 millones de años, en un ambiente de también gran humedad crecieron árboles gigantescos que ahora permanecen petrificados para el disfrute del turismo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico