Olores nauseabundos invaden Kilómetro 11

Habitantes de la zona del barrio Standart Norte en Kilómetro 8 y del barrio militar de Kilómetro 11 manifestaron la necesidad de encauzar el canal que cruzaba ese sector y que por acción de las aguas estancadas genera olores nauseabundos que se profundizan en los días de altas temperaturas.

 El origen de esos efluentes derramados es el viejo canal pluvio-cloacal que tenía cauce natural desde Kilómetro 14 y que pasaba por diferentes barrios incluidos Kilómetro 11 y Restinga Alí, hasta desembocar en esa playa.

Lo que se hizo allí fue rectificar la traza natural del desagüe, pero sigue habiendo desborde de efluentes que permanecen estancados a la vera del camino convirtiéndose también en foco infeccioso en estos días de calor.

Cuando se diagramó la obra del colector cloacal norte fue con la finalidad de dar una solución definitiva a la evacuación de líquidos cloacales que circulaban a cielo abierto hasta llegar al mar.

UN MAL CAMINO

Otro de los reclamos de los habitantes del sector es que el camino que une Kilómetro 8 y Palazzo con la Guarnición Militar de Kilómetro 11 fue levantado hace un par de años ya que el asfalto estaba en pésima condiciones aunque reiteradamente se lo asistía con fondo de tanque.

En los últimos meses se levantó buena parte del camino aunque todavía sigue en pie un tramo que se prolonga hasta el acceso al Regimiento y que tiene no solo grandes desniveles sino también ondulaciones y grandes cráteres que sin señalización generan numerosos problemas al tránsito vehicular y al transporte público.

BASURALES CLANDESTINOS
Otra cuestión que preocupa es que a la vera del camino se han generado basurales clandestinos donde quienes arrojan esos elementos no miden en el tipo de basura que se tira allí.

Una vez clausurada la escombrera de Palazzo, el municipio dispuso otro lugar en Kilómetro 17, pero muchos camiones con contenedores se deshacen de basura y escombros en el amplio predio disponible en proximidades de Kilómetro 11.

Si bien se han colocado montículos de tierra para evitar el ingreso de camiones, sigue habiendo descargas de elementos como colchones, heladeras, basura domiciliaria, electrodomésticos viejos y hasta estructuras de autos. Todo a la vera del zanjón que conduce aun efluentes y genera la presencia de abundantes moscas, profundizando el mal olor en toda la zona.

Los vecinos piden que el municipio, a través de Medio Ambiente y Obras Públicas tomen intervención.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico