Ordenaron dos detenciones por el baleado del Pietrobelli

Brian Jorge Vargas y Carlos Antonio Uribe son los dos sospechosos que la policía de Comodoro Rivadavia busca después que el juez penal Alejandro Soñis librara su detención por el ataque a balazos que el sábado a la tarde sufrió Jorge Mansilla, quien continúa internado en estado reservado en el Hospital Regional.

Ayer a la madrugada, personal policial de la Seccional Segunda, el Grupo Especial de Operaciones Policiales e Infantería llevaron adelante cinco allanamientos en la parte alta del barrio Pietrobelli en procura de dar con los dos sospechosos del ataque armado contra Jorge Mansilla, además de buscar armas y municiones.
El jefe de la Seccional Segunda, Héctor Quilaleo y su segundo Andrés Ibáñez llevan adelante la investigación junto al Ministerio Público Fiscal tras el ataque a balazos que Jorge Mansilla de 38 años sufrió el sábado a la tarde en la puerta de su casa ubicada en proximidades de la guardería “Los Grillitos”, sobre la parte alta del barrio Pietrobelli.
Sus familiares aseguran que los agresores lo estaban esperando para atacarlo. La víctima se encontraba con dos de sus cinco hijos en el interior de la vivienda y cuando salió al exterior, recibió un disparo en el pecho a la altura de la tetilla derecha que le provocó una hemorragia interna que incluso comprometió sus pulmones, indicaron fuentes médicas.
Sus mismos familiares lo cargaron y comenzaron a bajar a pie en dirección al Hospital Regional. En esos momentos fueron interceptados por un móvil de la Seccional Segunda que acudió al lugar luego de la denuncia telefónica. Los efectivos policiales cargaron a Mansilla en el patrullero y lo trasladaron al nosocomio para que recibiera asistencia médica.
Según comentaron a Diario Patagónico los propios familiares de Mansilla, lograron observar a los autores del ataque. Entre ellos sindicaron con nombre y apellido ante la policía al grupo agresor. Una de las familiares de Mansilla comentó que a partir de una denuncia que ella realizó, le secuestraron armas a integrantes de ese grupo antagónico, quienes desde entonces comenzaron a atacar a su familia y fue así que su pariente resultó baleado.
En los allanamientos que se realizaron ayer a la madrugada en cinco domicilios del barrio Pietrobelli para intentar detener a los dos sospechosos –Brian Jorge Vargas y Carlos Antonio Uribe-, sólo se hallaron varios proyectiles de calibre 9 milímetros y de 22 milímetros, pero tampoco se pudo dar con las armas utilizadas, indicaron fuentes policiales.
Al cierre de esta edición continuaba la búsqueda de los prófugos mientras el equipo médico del Hospital Regional evaluaba extraerle a Mansilla el proyectil alojado en su cuerpo, señalaron las mismas fuentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico