Organizan un escrache contra familia gitana

Uno de los tantos damnificados por gitanos anunció ayer ante este medio que se está organizando un escrache contra una conocida familia radicada en Comodoro Rivadavia, la cual fue acusada de estafar a varias personas y de amenazar a las víctimas que reclaman.

En diálogo con este medio una de las personas damnificadas comentó que el problema comenzó hace tres meses, cuando realizó una operación «con uno de los integrantes de la familia Traico». «Yo tenía un camión modelo 80 con caja bolcadora que pagué con mucho esfuerzo y era mi herramienta de trabajo. Con ese camión hice la operación en la agencia que Traico tiene en Alem 355, la que supuestamente está habilitada por la Municipalidad», sustuvo.
Según la víctima esta no fue la primera vez que negoció con gitanos y varios de los vehículos que tuvo se los compró a los Traico, aunque nunca antes pasó por una situación igual a la que atraviesa por estos días.
A este hombre le prometieron que le darían un camión modelo 93, con un plato de enganche, aunque existía una diferencia monetaria a convenir.
El trato se cerró y a los tres días el camionero tendría la nueva unidad que le aportaría mayor facturación en el trabajo que realiza. Por tal motivo entregó su rodado y toda la documentación, con el formulario 08 firmado en blanco.
A todo esto llegó a conocer al dueño del camión que pasaría a ser de su propiedad, pero cuando lo convocó a este último para formalizar los papeles se enteró que también él era una víctima más de los gitanos, puesto que había entregado una considerable suma de dienero en efectivo a cambio de un camión cero kilómetro que nunca apareció y por esa razón no estaba dispuesto a entregar el camión que le quedaba.
Un verdadero enriedo en la cadena de estafas del que nadie se hizo cargo. Cuando el denunciante que se acercó a este medio concurrió a reclamarle a Traico padre, éste le habría dicho que el negocio lo había hecho con su hijo que es menor de edad y con esa excusa se apartó de la estafa. Las cosas no quedaron allí porque el damnificado insistió para recuperar su antiguo camión y así fue que un día lo llamaron para hacerle entrega de la unidad que había negociado.
Con la alegría recuperada el hombre fue hasta la casa que habitan en la avenida Polonia y una vez que estuvo adentro lo rodearon entre varios gitanos y lo golpearon, mientras lo amenazaban con traer «matones de Buenos Aires» para matarlo, tanto a él como a su familia.
«Me salvé porque Dios es grande, pude escaparme pero no hice la denuncia hasta después de una semana. Lo único que quería era recuperar mi camión pero con todo eso terminé radicándola en la Seccional Tercera y también en Fiscalía porque esta gente se tiene que terminar, no puede ser que estén habilitados para estafar y acá nadie hace nada. Son muchísimas las personas damnificadas, pero la gran mayoría no denuncia porque no quiere quedar como tonta ante la sociedad», aseguró.
Para finalizar dijo que comenzó a juntarse un grupo de gente damnificada y «cada vez somos más. Le vamos hacer un escrache en la casa y también vamos a ir a la Municipalidad porque allí están los responsables de habilitar las agencias de estos estafadores».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico