Otra vez violó la prisión domiciliaria el asaltante de la estación de servicio

Dos de los tres imputados por el asalto a la estación de servicio “El Tehuelche” --ocurrido el 10 de noviembre último—- violaron la prisión domiciliaria con la que fueron beneficiados. En el caso de Jorge Rafael Mansilla (21) es la segunda vez que lo hace y en esta oportunidad también la policía comprobó que el menor imputado N.M (17) tampoco estaba en su casa cuando fueron a verificar el cumplimiento de la medida. De todas formas la Justicia volvió a perdonarlos, pero se advirtió que no habrá otra oportunidad.

Es la segunda vez que Jorge Rafael Mansilla viola el beneficio de la prisión domiciliaria. En la madrugada del 11 de enero la policía lo detuvo cuando se movilizaba en un remís con otro conocido delincuente y en la audiencia de revisión que se celebró a partir de aquel incumplimiento, el juez Martín Navarro no le hizo lugar al pedido de revocatoria que planteó el Ministerio Público Fiscal.
En esa oportunidad puso como excusa a su pequeño hijo y una supuesta enfermedad de la criatura, aunque no se aportó ningún tipo de documentación que acreditara que el niño hubiera recibido asistencia médica.
El 15 de enero la policía fue a su domicilio a corroborar el cumplimiento de la medida y tampoco lo encontró. Allí estaba su padre y éste le dijo que su hijo estaba en el domicilio de su pareja, por lo que la policía le pidió que los acompañe hasta allí, pero tampoco estaba en ese lugar.
Al respecto, en la audiencia que presidió ayer la juez de refuerzo, Margarita Pfister, quien además subroga el juez natural de la causa, Emilio Porras Hernández, el imputado le dijo que fue a dejarle pañales a su hijo y por esa razón no estaba en su domicilio cuando fue la policía, lo que le valió un llamado de atención por parte de la magistrada y la advertencia de perder el beneficio.
A todo esto la policía de la Seccional Quinta se acercó al domicilio del otro imputado menor de edad N. M. (17), pero tampoco lo encontró donde debía estar. Por esa razón ayer se revisó la situación de ambos.
Por otro lado se debe destacar que existe un tercer imputado en la causa. Se trata de César Capurro (23) quien también fue beneficiado con prisión domiciliaria en una audiencia que se llevó a cabo el 22 de noviembre, quien hasta el momento no alteró la medida.
En tanto el menor, que primero asistió sin su madre y se debió convocarla para presenciar la audiencia, debido a que el adolescente está bajo su responsabilidad, le dijo a la juez que le dolía la muela y por esa razón la policía no lo encontró el 16 de enero a las 21:30 cuando se presentó en su domicilio. “No quería ir al dentista por temor a que fuera la policía y no me encuentre en mi casa, por eso fue a la farmacia a comprar pastillas”, aseguró.
Para el funcionario de Fiscalía que representó al Ministerio Público la excusa no fue válida, razón por la cual solicitó que se les revoque a ambos el beneficio que gozan, debido a que no sólo existe peligro de fuga sino además está atente el peligro de entorpecimiento, porque si salen con tanta impunidad de sus domicilios podrían acercarse a los testigos y amedrentarlos para torcer el curso de la investigación.
Otra cosa para tener en cuenta es que en un primer momento el juez natural de la causa, Emilio Porras Hernández, les dictó la preventiva a los tres imputados por el robo doblemente agravado, perpetrado en lugar poblado y en banda con el uso de armas de fuego. En esa oportunidad el magistrado le otorgó al Ministerio Fiscal un plazo de investigación de dos meses, los que ahora, tras una solicitud de prórroga, se extendió por el plazo que establece la ley, es decir seis meses. Se debe tener en cuenta además que el delito que se investiga contempla penas que van de los 5 a los 15 años de cárcel, es decir que en cualquiera de los casos sería de cumplimiento efectivo, a diferencia del menor, a quien le correspondería un juicio por responsabilidad penal con una revisión de la medida luego de cumplir la mayoría de edad.
Más allá de todos los argumentos expresados por el representante del Ministerio Fiscal y la solicitud de revocatoria del beneficio, la juez subrogante resolvió mantener la prisión domiciliaria no si antes dejar asentado que, en el caso de volver a violar la medida no se hará otra audiencia y directamente pasarán a alojarse en un lugar de detención. En el caso del menor en el Cose de Trelew o de Esquel.
También resolvió que se efectúe una nueva revisión de la medida en la primera semana de febrero, una vez que se incorpore a sus actividades el juez natural de la causa.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico