Otras cinco familias ocupan tierras en el 30 de Octubre

Los reclamos de los residentes del sector 6 de las 1008 viviendas en el barrio 30 de Octubre es probable que no tengan eco en un municipio totalmente superado por las demandas habitacionales. Esta vez se trata de un asentamiento ilegal en la misma parte alta donde ya se ubicaron unas 50 familias hace un año. Los "okupas" se defienden mostrando expedientes municipales.

Mientras las autoridades del municipio buscan sin suerte respuestas a corto plazo para las ocupaciones ilegales en diferentes puntos de la ciudad, ayer vecinos del sector 6 de las 1008 viviendas denunciaron la llegada de unas cinco familias nuevas al sector alto del barrio 30 de Octubre.
Adujeron cuestiones de seguridad, casualmente en un mismo sector que es señalado como violento, y pidieron que el intendente o sus secretarios «hagan algo» para evitar que la franja alta en la parte trasera de las 1008 viviendas se convierta en un «territorio de nadie».
Además, denuncian que los okupas se cuelgan de los servicios básicos como el agua, la luz y el gas y que se producen daños en las cañerías que proveen dichos servicios, no sólo a los departamentos sino también a los talleres y empresas lindantes.

"NO QUERIA SER ILEGAL"
Uno de los cinco ocupantes que desde ayer están levantando mejoras con chapas y tirantes arriba del sector 6 de las 1008 viviendas es el joven Daniel Vilca (23), quien vive desde hace 5 años en otro predio céntrico usurpado sobre la calle España y sobre el cual este domingo recae una orden de desalojo.
Vilca dialogó ayer con Diario Patagónico y le contó que «yo no quería usurpar nada porque si bien no nací en Comodoro Rivadavia, llegué desde Jujuy hace más de 15 años y formé mi propia familia trabajando en esta ciudad. Hoy estoy sin trabajo, junto a mi esposa y tres hijos pequeños, uno de ellos recién nacido».
El joven relató también que «hace unos 4 años, cuando estaba por nacer mi primer hijo, me acerqué a la Municipalidad e inicié los trámites necesarios para pedir un terreno; presenté certificados de que hacía muchos años trabajaba en Comodoro Rivadavia, todos los papeles de mi señora y mis hijos y comenzó la gran espera».
«Antes de terminar el año pasado, fui al área de Tierras en la Municipalidad y me dijeron que ya tenían un terreno para mi familia en el barrio Stella Maris, pero que tenía que esperar hasta fines de enero. Cuando volví los primeros días de febrero, me dijeron que a ese terreno ya lo habían ocupado de forma ilegal y esa persona con la que hablaba entró de vacaciones y nadie sabía nada».
Vilca añadió que «la semana pasada llegó la orden de desalojo, volví al municipio y me dijeron que hasta dentro de dos meses no podían hacer nada; de manera que con un grupo de amigos me vine a este sector a ‘ocupar’ porque no tengo otra opción. Hice todo lo que tenía que hacer porque no quería ser un ilegal, pero la situación me llevó a esto».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico