Pablo Moyano reclama "una CGT combativa y en la calle"

De cara a la marcha de mañana del sindicalismo a Plaza de Mayo, en repudio al actual modelo económico, el secretario Gremial de la CGT y general adjunto del Sindicato de Choferes de Camiones, Pablo Moyano, se pronunció ayer por la construcción de una CGT "fuerte, combativa y en las calles, para luchar contra un gobierno que desprecia a los trabajadores".
Moyano, además, manifestó esperanza de una "reunificación" de la central obrera en 2018, con un único titular y todos los gremios en su estructura.
En un reportaje con Télam, antes de la movilización de protesta que hará la CGT a la Plaza de Mayo en rechazo de "las políticas económicas oficiales", Moyano aseveró que esa convocatoria será "el primer paso de otras medidas más importantes a adoptarse en un Comité Central Confederal a principios de septiembre próximo, porque las PASO no cambiaron la realidad nacional".
"La situación del país y de los trabajadores no es buena y, el Gobierno se empecina en mantener un modelo económico que excluye a millones de argentinos. Falta trabajo, hay despidos e invasión de productos extranjeros, lo que destruye a centenares de pequeñas y medianas empresas (Pymes), en especial textiles y del calzado. Pero el Ejecutivo solo gestiona para ricos y empresarios", afirmó.
El dirigente gremial, quien el sábado recibió en la CGT a las conducciones de ambas CTA -que se sumaron a la marcha del martes- condenó "la reducción de las retenciones agrarias y la eliminación de las mineras" y señaló que, sin embargo, "el gobierno no tocó la renta financiera", lo que le permitió a los bancos ganar en los últimos meses 40 mil millones de pesos sin abonar impuestos, según dijo.
El sindicalista rechazó la postura oficial de "no recibir ni escuchar a la CGT, lo que demuestra su desprecio a los trabajadores", y dijo que sólo "inventa reuniones para la foto".
Moyano, quien el viernes encabezó en Azopardo al 800 un plenario de 15 delegaciones regionales de la central obrera, exigió un urgente aumento jubilatorio, la reducción real de la inflación, el cese de los despidos y suspensiones y la defensa del trabajo argentino.
"La CGT debe tener otra impronta. ¿Para qué quiero una linda y gran oficina en Azopardo? ¿Para mirar por televisión las marchas de los grupos de izquierda, las CTA o los movimientos sociales? La CGT debe estar en la calle y ese es mi compromiso y el de Juan Carlos Schmid. Más allá de las diferencias ideológicas, la central obrera siempre acuerda la unidad en la acción con las CTA", expresó.
El dirigente gremial también manifestó su "respeto" hacia los movimientos sociales -que participarán mañana en la marcha- y sostuvo: "son compañeros informales, que están en negro o desocupados, forman parte de la sociedad y no pueden ser ignorados, por lo que la CGT los escucha y genera con ellos proyectos conjuntos".
Al referirse a la situación de la central sindical y de los diferentes espacios gremiales del movimiento obrero, Moyano destacó "la buena relación que existe con los dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores" -liderada por el bancario Sergio Palazzo-, y subrayó su esperanza de que en un futuro cercano esos gremios integren un único consejo directivo de la CGT: "Con Palazzo existe una muy buena relación y, además, nos une el amor por Independiente", valoró.
Con relación a las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, que respaldan la gestión macrista (a instancias del fallecido Gerónimo Venegas), Moyano señaló que la mayoría de esos gremios estuvieron en la CGT y se alineaban con su padre, por lo que ya hubo "conversaciones y reuniones con sus dirigentes para que se reinserten en una central única".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico