Padres tomaron la escuela 171

Ayer los padres de los alumnos de la escuela 171 de Standart Norte tomaron la escuela. Encadenaron los portones de ingreso junto a un guardapolvos que rezaba "Derecho a la educación". Esperan que el gobierno "preste atención a esta situación porque es lamentable que llegando a mitad de año nuestros hijos aún no tengan clases" dijo Valeria, vocera de los padres autoconvocados que ayer se turnaban para permanecer en la puerta del establecimiento.

Tal cual había informado El Patagónico en su edición de ayer, los padres de los alumnos de la escuela 171 de Standart Norte tomaron el establecimiento. Para ello colocaron fuertes eslabones de cadenas sobre los portones de ingreso junto a un guardapolvos que rezaba: “Derecho a la educación”.

Con niños en brazos, sentados en sillas playeras y hasta acompañados por las mascotas, se turnaban para continuar con la medida durante toda la jornada.

“Ayer (por el lunes) nos tomamos todo el día para informarles a los padres y madres que hoy íbamos a tomar el establecimiento. La verdad que es molesto porque hace ya 58 días que nuestros hijos no tienen clases. La verdad que somos varios los padres e hijos afectados. La semana pasada tuvimos una reunión y ahí nos autoconvocamos y tomamos esta medida” dijo Valeria, vocera de los manifestantes.

“Tenemos mucho acompañamiento de las demás instituciones; vinieron las demás docentes, padres, madres, a acompañarnos y creo que todos nos estamos movilizando por una cuestión en común. Porque realmente todo Comodoro está afectado por esta situación lamentable” dijo la mujer.

Los autoconvocados comentaron que también padres de la escuela 707 de educación técnica ayer se estaban organizando, como así también los de la escuela 221 que ayer tuvo clases con normalidad luego de que el lunes amaneciese con sus puertas encadenadas. Según Valeria, ayer en ese establecimiento no se avanzó con la toma “por minoría de padres” para la medida.

“Esperamos que el gobierno preste atención a esta situación porque es lamentable que llegando a mitad de año nuestros hijos aún no tengan clases” dijo Valeria, quien prefirió no aportar su apellido públicamente.

“Vamos a ver cómo seguimos. La idea es seguir acá, vemos y evaluamos cuál es la respuesta del gobierno” comentó con respecto a presentar o no el recurso de amparo como los padres de la escuela 43 (ver aparte).

Valeria se dirigió públicamente al gobernador Mariano Arcioni pidiéndole “que por favor nos escuche, que está en juego la educación de nuestros hijos. La verdad que estamos muy molestos con esto, estamos llegando a mitad de año sin que nuestros hijos puedan tener una educación gratuita y de calidad”.

Ayer también se conoció que el lunes la escuela 153 del Quirno Costa había amanecido con sus puertas encadenadas y que los mismos porteros fueron los que rompieron los eslabones. Los padres de los alumnos ayer se manifestaban en la vereda de la escuela. La vicedirectora de esa escuela, Ivet Lavoz, le dijo a este diario que el lunes a la mañana debieron suspender las clases “porque te da temor” y por ese motivo es que ayer solicitaron custodia policial.

Hoy, padres de alumnos de dos jardines, 428 y 472, también se movilizan por las calles de manera separada (ver aparte).

AMARGA ESPERA

En el lugar de la toma de la escuela 171, la directora del establecimiento, Graciela Moreno, constató la situación y realizó un acta que los padres firmaron. “Realmente estamos en el medio, te podes imaginar que le quitamos el derecho a los alumnos que tienen clases y también está bien el reclamo de los padres que quieren que sus hijos vengan al establecimiento. Y también está bien el reclamo de los docentes, donde yo también me incluyo, que no nos gusta que nos paguen escalonado y tan tarde, y todos los reclamos con la obra social. Estamos esperando que se resuelva este conflicto y hacer valer la ley: que los chicos tengan educación” dijo Moreno.

La directora explicó a El Patagónico que ayer llevó a cabo el protocolo de acción, en donde se hizo presente a la mañana y ante la situación elaboró un acta, y luego se dirigió a la comisaria de Kilómetro 8 en donde realizó una exposición para finalmente elevar toda la documentación a Supervisión de Escuelas.

En el establecimiento ubicado en uno de los barrios más grandes de zona norte estudian 570 alumnos en los turnos mañana y tarde, y también otros 80 que son una sección de la escuela 611 de educación nocturna.

“Es una toma pacifica, saben que el problema no lo generamos nosotros. Espero que esto se solucione pronto. La escuela tiene que estar abierta para nuestros alumnos” dijo Moreno a este diario.

A la directora de la escuela 171 ayer la acompañaba la supervisora técnica Laura Longo, quien le comentó a este diario que se estaba en comunicación directa con el Ministerio de Educación y ayer, tras la medida adoptada por los padres, las autoridades del Ministerio “pidieron llamar al dialogo a los señores padres; por eso yo estoy en la apertura del mediodía... pero bueno, los papás continúan con su idea de seguir tomando. Ellos aclaran que es pacíficamente y que es por tiempo indefinido, por el momento”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico