Panes dulces elaborados por vecinos fueron entregados en el San Cayetano

Integrantes de la asociación vecinal del barrio San Cayetano y la organización Voces Múltiples entregaron ayer pan dulce y otros artículos navideños a los habitantes de la extensión de ese barrio de la zona sur. Unos 60 niños fueron beneficiados por la actividad solidaria que consistió en enseñar a elaborar pan dulce y donar productos para quienes más lo necesitan.

 La producción de los alimentos se extendió durante una semana en la asociación vecinal del barrio San Cayetano, ubicada en Polonia y O´Donnel. Un panadero enseñó a elaborar los alimentos, con la consigna de llevarse un pan dulce y dejar otro para quienes más lo necesitan.

Los organizadores indicaron que se cocinaron unos 400 panes dulces que fueron entregados a vecinos que concurrieron a la vecinal aunque la mayor cantidad se entregó ayer en el sector de la extensión comprendido entre las calles Juan Luckiewies en el sector alto del barrio.

“También entregamos en el Centro de Salud donde ya tienen un grupo de vecinos identificados con necesidades. Fue muy gratificante la actividad porque vino gente de diferentes barrios a hacer pan dulce y consultar”, indicaron desde la vecinal.

SOLIDARIOS TODO EL AÑO
La entrega más importante se realizó ayer por la tarde. El punto de encuentro fue la calle Código 859 al 2570 donde funciona “la escuelita” del sector, en la casa de la vecina Gabriela Vargas, donde los chicos van a jugar, aprender a hacer manualidades y tomar la leche.

El espacio cuenta con ayuda institucional en forma esporádica, y se mantiene fundamentalmente con los ingresos y el trabajo solidario de la familia. La entrega de estos alimentos fue valorado en forma positiva por Gabriela, quien estudia para maestra y es madre de dos niños, pero además asume con dedicación el trabajo de recrear a los vecinitos del barrio.

LO QUE FALTA
Según indicó la cantidad de niños que concurren a las actividades van variando, pero asisten un promedio de 60 nenes menores de 12 años. Es la población infantil de un sector que creció exponencialmente en los últimos años, y que consideran ya suma unas 500 familias.

“Son familias numerosas, donde viven abuelos, tíos es mucha población, que tiene muchas necesidades. En el barrio faltan servicios, cordón cuneta, que nos pasen la máquina, una plaza, un jardín maternal”, enumeró. La familia llegó a vivir al sector junto a otros vecinos hace más de cinco años desde entonces pelearon para tener acceso por ejemplo al gas, que no llega a toda la zona porque hay un caño de la actividad petrolera que impide la instalación del servicio.

“Acá hay nenes que necesitan muchas cosas porque sus padres no tienen un sueldo fijo, algunos solo viven de la Tarjeta Social, o de lo que juntan en el día con las changas por eso la necesidad de seguir haciendo estos actividades”, comentó. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico