Pánico en hotel del microcentro: murió una mujer y hay heridos

El infierno se desató en la madrugada en un hotel familiar ubicado en Lavalle al 900, en CABA. Al menos cuatro menores de edad y diez adultos fueron derivados a diferentes hospitales.

Una mujer murió y otra persona permanece internada con quemaduras graves a raíz de un incendio desatado esta madrugada en un hotel familiar ubicado en el centro porteño, a pocos metros del Obelisco.

El incendio, cuyas causas eran investigadas, comenzó alrededor de la 1.30 en el tercer piso de un hotel ubicado en Lavalle al 930. Allí trabajaron varias dotaciones de bomberos para apagar las llamas, así como el Grupo Especial y la Brigada Especial Federal de Rescate y el SAME.

Al ingresar al edificio de cinco pisos, el personal especializado encontró a una mujer fallecida en una de las habitaciones, mientras que cuatro niños y diez adultos tuvieron que ser trasladados a los hospitales Argerich, Durand, Penna y Fernández por inhalación de monóxido de carbono.

A su vez, otra persona permanece internada con quemaduras en el hospital Argerich, aunque no se reveló su sexo ni su identidad.

En el edificio lindero, los bomberos también rescataron a tres personas que se arrojaron desde unos metros de altura por el temor de que el incendio se siguiera expandiendo y una de ellas se fracturó una pierna, informaron las fuentes.

El equipo de rescate tuvo que asistir a un hombre que había quedado atrapado en la terraza y tuvo que descenderlo mediante cuerdas. Las imágenes de ese rescate quedaron registradas en diferentes videos particulares.

De acuerdo a las primeras informaciones, la persona fallecida era una mujer de 80 años. Algunos huéspedes determinaron que era la encargada del hotel, de nombre Ana.

El fuego se inició en el tercero de los cinco pisos del inmueble. Las causas por el comienzo de las llamas aún son materia de investigación. Se teme que se haya iniciado el infierno debido a un cortocircuito en la corriente del enchufe de algún artefacto eléctrico en el propio departamento de la encargada.

“Había un calor sofocante que subía por el hueco del ascensor. Yo quise salvar a alguna gente cuando vi el humo. Después quise bajar y no pude, por eso rompí el techo para poder salir”, explicó uno de los huéspedes del hotel al canal Crónica TV.

Por su parte, otro de los clientes del establecimiento afirmó que el calor era insoportable y que la puerta de entrada del hotel estaba cerrada por dentro y era imposible salir. Por eso, hubo que ascender hasta la terraza. Los adultos rompieron el techo del lugar y por allí empezaron a rescatar a los menores de edad.

De acuerdo a testigos, el hotel tenía un arreglo con una iglesia y funcionaba como una suerte de hogar para aquellos fieles que no tenían dónde dormir. Una vez que la pandemia comenzó, la iglesia se cerró y el hogar también. Muchos de los residentes que quedaron en el hotel son personas que colaboraban en el funcionamiento de la iglesia y con muchas dificultades económicas.

Por eso, horas después de que los bomberos hubieran podido controlar el incendio, los residentes del hotel insistían a las autoridades que les permitieran reingresar al inmueble para poder retirar sus pertenencias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico