Para Gerardo Haro, el Maratón Tres Ciudades fue "la frutilla del postre"

El atleta trelewense corrió por primera vez la prueba más importante de la Patagonia y se quedó con la victoria. "Cuando crucé la meta sentí como que era una carrera más, pero después caés que en 24 ediciones, muchos grosos dejaron su nombre inscripto y ahora está el mío también", reconoció.

El último domingo, el atleta Gerardo Haro inscribió su nombre en la prueba más importante de la Patagonia Argentina. El trelewense, por primera vez en su carrera se quedó con el Maratón Tres Ciudades Patagónicas, en su 24ª edición, al completar el recorrido de 42 kilómetros en 2:29.27.

En su visita a Chubut Deportes, donde tuvo un encuentro con el presidente Walter Ñonquepán y el gerente general David Cárdenas, el atleta manifestó que “siempre me parece importante acercarme a agradecer a Walter y a David, que me hacen vivir esto. En estos momentos, uno debe ser agradecido con los que siempre están”.

El deportista reconoció que “es como la frutilla del postre para mi carrera”, porque “hace mucho me pedían que lo corra, hace cuatro años no corría un maratón y menos el Tres Ciudades. En menos de 35 días corrí dos, en el de Buenos Aires pude bajar mi marca y ahora tocó ganar el Tres Ciudades, que es el maratón nuestro y no es poca cosa, así que estoy muy feliz”.

Del trajín de la prueba contó que “correr con viento a favor es un arma de doble filo, porque no corres cómodo y el calor te sofoca. Tenía rivales difíciles como Ñancucheo, Vivas y Aguirre, pero seguí el plan de salir a correr tranquilo y pude llegar bien, a pesar que en el km 39 tuve un pequeño calambre”.

“Todos me pedían que corra el maratón”, reconoció Haro y agregó en ese sentido que “tenía un poco de presión por parte de la gente que me sigue y también de la prensa, pero por suerte me saqué esa mochila y ahora toca disfrutar el momento”.

Por último, remarcó que “llevo 14 años corriendo y muchas victorias, pero este es nuestro Maratón, es la prueba más importante de la Patagonia y poder inscribir mi nombre en la lista de ganadores es motivo de orgullo. Cuando crucé la meta sentí como que era una carrera más, pero después caés que en 24 ediciones, muchos grosos dejaron su nombre inscripto y ahora está el mío también”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico