Paraguay clasificó con lo justo en un partido cambiante y electrizante

Antolín Alcaraz, Lucas Barrios y Cristhian Riveros marcaron los goles paraguayos, mientras que Salomón Rondón, Nicolás Miku Fedor y Genddry Perozo anotaron para los venezolanos.

Salta (Télam)

El seleccionado venezolano de fútbol, que perdía por 3-1 a uno a cinco minutos del final, logró anoche un valioso y merecido empate 3-3 frente a su par de Paraguay, que igual se clasificó para la siguiente fase.
El partido, correspondiente a la tercera y última fecha del grupo B de la Copa América 2011, marcó el final de la competencia en la subsede Salta.
El seleccionado venezolano, que preservó a cuatro de sus figuras, encaró el juego con mucho orden y tranquilidad, sabiendo la obligación de su rival de conseguir un triunfo para no volverse a casa en la primera rueda.
Pero Paraguay mostró falencias en la última línea y muchas imprecisiones de mitad de cancha para adelante, y una de esas le costó el gol apenas iniciado el cotejo.
A los 5 minutos, el volante de San Lorenzo, Néstor Ortigoza, perdió un balón en tres cuartos de cancha por la presión de Giacomo Di Giorgi, la pelota derivó en Rondón, quien con un derechazo a media altura dejó sin chances a Justo Villar.
La conquista le dio mucha más tranquilidad al conjunto que conduce técnicamente César Farías, que retrocedió en el campo y le achicó los espacios de maniobra a Paraguay.
El equipo del argentino Gerardo Martino, quien tuvo que ver el partido desde la platea por estar suspendido, tuvo muchos problemas para generar jugadas claras y profundas, al punto que hasta el inmerecido gol del empate no había inquietado al seguro Reeny Vega.
Eso se debió a que más allá de los errores en el traslado de la pelota careció de un conductor para clarificar el juego y realizar la pausa en el momento necesario para contrarrestar el ordenado planteo de su rival.
Los guaraníes, durante casi toda la etapa, buscaron progresar por los costados, con Enrique Vera por la derecha y Marcelo Estigarribia por la izquierda, para luego acertar con algún centro la cabeza del argentino Lucas Barrios, de flojo desempeño, y de Roque Santa Cruz, quien no pudo terminar la etapa por una lesión.
Sobre la media hora, una muy buena maniobra de contraataque que encabezó Yohandry Orozco, la definió muy mal el volante Alexander González, quien solo frente a Villar remató desviado contra el palo izquierdo.
Tres minutos más tarde y cuando a la “albirroja” le costaba poner en apuros a Vega, llegó al inmerecido empate a través del defensor Alcaraz, luego de una serie de rebotes en el área y después de un cabezazo de Barrios en el palo izquierdo.
Venezuela fue más en los 45 minutos iniciales frente a un rival que distó bastante de mostrar el buen rendimiento que tuvo frente a los brasileños.

COMPLEMENTO VERTIGINOSO
El período final tuvo un arranque equilibrado, con Venezuela retrasado y Paraguay intentando asumir la iniciativa, aunque sin peligro sobre los arcos.
A los 18 minutos, cuando poco había pasado y producto de una nueva jugada de pelota parada, Paraguay se colocó adelante en el marcador.
Aureliano Torres ejecutó un corner desde la izquierda, Valdez remató de zurda, Vega dio rebote y Barrios la empujó al fondo del arco ante el delirio de los simpatizantes paraguayos que fueron mayoría en el estadio.
Luego de la conquista, el técnico Farías mandó a la cancha a un volante ofensivo y dos delanteros, y los cambios le aportaron mayor profundidad al equipo, que generó un par de situaciones para empatar.
A cinco minutos del final y en una nueva acción de pelota parada, Paraguay pareció definir el encuentro con un cabezazo de Riveros, luego de otro córner enviado por el defensor de San Lorenzo, Aureliano Torres.
Sin embargo no fue así, porque Venezuela con mucho amor propio y con una entrega envidiable, llegó al empate tiempo adicional a través de Miku Fedor y de Genddry Perozo, la segunda luego de recoger un pase de cabeza el arquero Vega.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico