Pasteras: otra presentación del país ante la corte de La Haya

La Cancillería argentina concretará hoy una nueva presentación ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, donde lleva adelante su demanda contra el Estado uruguayo por la instalación de la pastera Botnia sobre aguas compartidas, violando un acuerdo bilateral.

Buenos Aires (Télam)
La presentación de la “réplica”, cuyo plazo máximo vence hoy, abarcará los distintos episodios que incrementaron la controversia con Uruguay, entre ellos la puesta en funcionamiento de la planta de Botnia en la localidad uruguaya de Fray Bentos, el 9 de noviembre, sin el consentimiento argentino.
La “réplica” argentina es la respuesta a la “contramemoria” de Uruguay, es decir al informe que elaboró el vecino país como parte de su defensa ante la demanda argentina, incluida oportunamente en la “memoria” del conflicto.
Tras la presentación de la réplica, el Tribunal internacional que dirige la juez de origen inglés Rosalyn Higgins, puso como plazo máximo el 29 de julio para que Uruguay presente su “dúplica”, es decir su respuesta a la “réplica” argentina. La planta, ubicada sobre la margen oriental del Río Uruguay, es rechazada por los vecinos de Gualeguaychú, localidad entrerriana ubicada frente a Fray Bentos, sobre el recurso hídrico binacional, por considerar que contaminará el medio ambiente de la región.  La planta también es rechazada por el Estado argentino debido a que la autorización para su instalación y funcionamiento se realizó a espaldas de los acuerdos internacionales firmados por ambas naciones.
Por este motivo, Argentina presentó una demanda contra Uruguay en mayo del 2006 por considerar que la República oriental violó el Tratado del Río Uruguay -firmado en 1976 por ambas naciones- al autorizar la instalación en sus márgenes de la pastera Botnia, en la localidad de Fray Bentos, frente a Gualeguaychú. El caso, que en La Haya figura con el titulo “Pasteras en el Río Uruguay (Argentina vs Uruguay)”, ya tuvo sus “alegatos” en el mes de junio del 2006 y su “memoria” (Argentina) y “contramemoria” (Uruguay) en el primer semestre del año 2007.
Con la presentación de la réplica y la dúplica quedaría concluida la primera etapa del proceso judicial, que es la parte escrita, e ingresará en su fase oral, con la fijación de la audiencia probatoria, que requerirá de la presentación de pruebas y testigos a uno y otro lado del Río Uruguay, según establece el órgano judicial de la ONU.
En estas audiencias deberán estar presentes las partes, Argentina y Uruguay, y la Corte, constituida en su totalidad, por lo que la fecha no se fija antes de los tres meses del día en que se concluye la primera fase del procedimiento legal, dice la normativa del tribunal.
La audiencia probatoria puede durar hasta dos semanas si el Tribunal resuelve que necesita otras pruebas in situ, inspecciones u otras opiniones expertas de representantes de organismos internacionales, además de las brindadas por las partes.

Los asambleístas, con expectativas
La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú aguarda con expectativa la presentación que hoy hará la Argentina ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, donde lleva adelante su demanda contra el Estado uruguayo, por la violación del tratado bilateral del río Uruguay, a raíz de la instalación de Botnia en Fray Bentos.
El asambleísta, Juan Veronesi, consideró en diálogo con Télam que la “réplica” que presentará la Argentina ante el tribunal internacional “es de suma importancia”, al tiempo que calificó como “correcta” la estrategia del equipo de abogados de la Cancillería, comandado por Susana Ruiz Cerruti.
“Creemos que es de suma importancia, ya que desde el pedido de una medida cautelar por parte de Argentina para paralizar las obras, Uruguay ha incurrido en sucesivos hechos que evidencian sistemáticas violaciones al tratado bilateral”, sentenció el asambleísta.
Como parte de esos hechos, Veronesi enumeró “la inauguración del puerto del cual salen las barcazas de Botnia, realizada antes de ser aprobado, y la utilización de los 1.380 millones de litros diarios de agua que la planta utiliza del río Uruguay, lo que nunca fue aprobado por Argentina”. “Todas éstas son cuestiones gravísimas -siguió Veronesi- pero la más grave y fundamental es la misma puesta en funcionamiento de la planta, desoyendo el pedido de La Haya cuando dijo que ambos países se abstuvieran de agravar la situación con medidas inoportunas”.
“Nosotros creemos que estos son todos elementos importantes para presentar, además de la prueba fundamental, que es la violación del tratado binacional con la instalación de Botnia en Fray Bentos; Uruguay no tiene argumento para decir que hubo autorización por parte de la Argentina”, añadió. El asambleísta dijo desconocer en forma precisa los términos de la “réplica” que presentará Argentina ante La Haya, como respuesta a la “contramemoria” presentada por el Estado uruguayo, pero consideró que en base a las reuniones sostenidas con el equipo legal de la Cancillería, “la dirección es la correcta”. “Nosotros estamos de acuerdo con la posición que adoptó la Cancillería argentina de recolectar y presentar medidas de prueba y sostener que el objetivo es la relocalización de Botnia”, apuntó Veronesi.
“El argumento argentino es el correcto; Uruguay violó el tratado y la planta contamina”, enfatizó.
Veronesi mostró sus expectativas en los resultados que se obtendrán a partir de la presentación de mañana, al señalar que “desde mi punto de vista, La Haya no tiene otra opción que darnos la razón; va tener que dictaminar en favor del reclamo argentino”. Por su parte, la abogada de la asamblea, Ana Angelini, consideró que desde la Cancillería se está “trabajando a conciencia sobre el tema”.
Al igual que Veronesi sostuvo que “en las reuniones que tuvimos en Cancillería, Ruiz Cerruti nos afirmó que en la réplica se iban a incorporar todos los nuevos hechos y violaciones al tratado bilateral en las que incurrió el Uruguay”.
Y agregó, “creemos que esto es fundamental para el avance de la causa, y confiamos en el trabajo que está desarrollando la Cancillería”.
En tanto, desde Concordia, la asambleísta Virginia Gatti dijo a Télam que “queremos que se diga la verdad que la empresa contamina y que el Uruguay violó el tratado”.
Además señaló que el vecino país “ya no tiene margen para sostener el ocultamiento y la mentira sobre los efectos contaminantes que tendrá el funcionamiento de Botnia para la región”.

Transportistas amenazan a Botnia con una huelga
El sindicato de transporte de cargas de Uruguay denunció ayer a la pastera Botnia, que está emplazada en Fray Bentos, por no cumplir los convenios firmados oportunamente y amenazó con realizar un paro si no se llega a un arreglo con las empresas.
“Botnia firmó acuerdos con empresas transportistas. En ellos se comprometía a respetar una determinada cantidad de viajes, pero no los cumplió y hoy estas firmas están perdiendo dinero”, dijo a Télam el secretario ejecutivo de la Unión de Transporte Fletero del Uruguay (UTFU), Jorge Godoy.
Explicó que para poder trabajar con la planta de Botnia las empresas debieron “renovar su flota” y para esto tuvieron que “tomar préstamos”.
“Esto estaba contemplado en los acuerdos, y por ese motivo es que Botnia les aseguró un flujo importante de viajes a cambio de que las tarifas sean bajas”, precisó el gremialista. Enseguida señaló que “Botnia no cumplió y sólo les da un tercio de los viajes prometidos a la misma tarifa”, por lo que las empresas transportistas no alcanzan “la rentabilidad” necesaria para poder hacer frente a sus compromisos.
El gremio plantea que “si el flujo de viajes va a ser menor”, entonces que Botnia “ajuste las tarifas” a la realidad, en función de los costos.
Las empresas transportistas afectadas por esta situación son alrededor de 20, algunas más pequeñas y otras más grandes, con un total de 130 camiones.
Estos camiones se encargan de transportar la materia prima desde los montes hacia los lugares de acopio por lo cual si se decide una medida de fuerza “se impedirá el ingreso de madera a la planta y ésta no podrá funcionar”, lo que pondría en riesgo la producción de la planta que en este momento trabaja al 80 por ciento de su capacidad.
Hasta el momento, la empresa no formuló ningún planteo y el gremio comenzó sus contactos con las empresas transportistas involucradas.
Según dijo, “las empresas se reunirán esta semana en asambleas en diferentes puntos del país”, para luego realizar una gran asamblea en Fray Bentos, donde se decidirá cómo sigue su reclamo”.
Godoy dejó claro que la intención del reclamo no es “desestabilizar al gobierno” sino simplemente hacer respetar los acuerdos alcanzados por las empresas.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico