“Pensé que el perro me arrancaba el brazo”

“Pensé que el perro me arrancaba el brazo. Fue una sensación muy dura”, comentó ayer el suboficial principal Julio Haro, uno de los presentes en el acto de recambio de autoridades de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia.
El agente fue uno de los heridos durante el enfrentamiento que, el miércoles por la tarde, se desató en las 1.008 viviendas.
Con las manos vendadas explicó que “fuimos convocados porque supuestamente habían baleado a un perro. Cuando llegamos había cuatro chicos que cuando los vamos a identificar uno de ellos extrae un arma y alientan a los perros para que me ataquen”, comentó.
El policía estimó que eran como cinco los canes que fueron empleados por los delincuentes como un arma extra dentro de un arsenal en el que también abundan las piedras.
“Las 1.008 dentro de todo estaba tranquilo en los últimos tiempos”, dijo el suboficial que tiene 20 años de servicio y que no es la primera vez que vive una situación de este tipo.
“En el 94 fui apuñalado en el barrio San Martín. Me salvé de milagro y en el Ceferino me pegaron y me quebraron la muñeca”, comentó. Los médicos le dijeron al policía que no saben si uno de sus dedos volverá a recobrar movilidad alguna vez. También le notificaron que para volver a la normalidad requerirá de dos meses de rehabilitación. “Todo ese es tiempo sin trabajar y eso me perjudica”, resumió. 

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico