Pensó que la había matado y escondió el cuerpo debajo de la cama

Un hombre golpeó brutalmente a su expareja y al creerla muerta escondió el cuerpo debajo de una cama. La hija de 12 años salvó a su madre cuando se interpuso en el camino del agresor que igual la golpeó.

Un brutal intento de femicidio conmocionó a la localidad santafesina de San Lorenzo. La víctima es una mujer de 27 años, quien fue atacada a golpes por su expareja y padre de dos de sus tres hijos. Al dejarla inconsciente, el hombre la envolvió en una sábana y la ocultó debajo de una cama. Quien salvó a la joven fue su propia hija de 12, que fue testigo de la golpiza.

Todo ocurrió el pasado miércoles en la casa ubicada en Padriel al 600, en esa localidad de la zona sur de Santa Fe, donde la mujer vive con sus hijos, de 2, 6 y 12 años, y su abuela de 90. La víctima, que trabaja en una empresa de limpieza, relató al sitio La Capital que ese día el agresor pasó por su vivienda para "buscar unas chapas y se llevó" la moto de ella.

“A la tarde, cuando volví de trabajar, fui a buscarla. Él vive en Fray Luis Beltrán y cuando llegué a la casa estaba con una mujer. Yo no dije nada y me fui. Serían las 18 o 18.30. No discutimos ni nada, me fui", indicó.

Apenas un rato después, el violento, identificado como Juan José B., que tiene orden de restricción por denuncias por violencia de género de parte de la víctima desde 2018, llegó hasta la casa de la mujer. “Entró por un costado y empezó a pegarme. Primero con un velador, en la cara y la cabeza, y después golpes y patadas. Cuando caí me pisó con un zapato tipo botín que usa", detalló la víctima.

Y continuó: "Mientras me pegaba y mis chicos lloraban, entró mi nena más grande y lo quiso sacar de encima pegándole una piña en la espalda. Es rechiquita y el tipo la empujó contra el inodoro del baño, se golpeó. Entonces la nena esperó un ratito hasta que él se fuera y ella me sacó de debajo de la cama”.

“Ella vio que yo estaba debajo de la cama y envuelta en una sábana y temblando. Me movía mal, es que estaba en convulsiones por los golpes de la cabeza, ella me sacó y llamó a vecinos y me internaron en (el Hopistal Granaderos a Caballo) y salí el jueves”, agregó.

Al día siguiente, la mujer denunció lo ocurrido en la Secretaría de Violencia de Género municipal y a Fiscalía, en la que el fiscal Juan Ledesma le dijo que los hijos debían denunciar. Según contó, la Justicia actuó de manera urgente y buscaban dar con el paradero del agresor.

"Él venía a ver a los chicos, pero nos amenazaba constantemente. Cuando estuve internada fue al hospital no sé a qué, calculo que para ver si estaba muerta. Ahora estoy muy asustada y hace tres noches que no duermo, puede venir y no sé qué puede pasar”, advirtió atemorizada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico