Perdió el control, se despistó e impactó contra una camioneta

Los cuatro integrantes de la familia que iban a bordo de una F-350 -que tiene prohibida la circulación por ese camino- regresaban a Comodoro, mientras otro matrimonio y su hijo de un año y medio se dirigían hacia la playa en un Astra. Al parecer, el conductor de este último vehículo perdió el control en plena curva, se despistó y no pudo evitar el impacto contra la camioneta.

Lo que parecía un gravísimo accidente casi frontal en la cerrada curva del camino alternativo “Juan Domingo Perón”, que se encuentra detrás del autódromo General San Martín y donde ya sucedieron distintos choques, finalmente tuvo menos consecuencias de las que se preveía. Solo un bebé fue hospitalizado con lesiones que serían leves. Los restantes involucrados, en tanto, apenas acusaron contusiones. Eso sí, hubo importantes daños materiales

De acuerdo a los datos que obtuvo Diario Patagónico, Nicolás Bobba (47) al mando de una Ford 350 -patente UJA 809- ayer a las 15:30 regresaba por el camino Perón a Comodoro Rivadavia, donde está prohibida la circulación de ese tipo de rodados.

Momentos antes el hombre había estado en la villa balnearia de paseo y comiendo helados con su mujer y sus dos hijos. En tanto, el conductor del Chevrolet Astra -patente HDE 403-, Héctor Raúl Ruiz (34), contó a este diario que iba hacia Rada Tilly junto a su mujer y el hijo de ambos de un año y medio.

Por razones que serán materia de los peritos policiales, Ruiz perdió el control del volante en la mencionada curva y cuando quiso enderezarlo el auto “se fue de cola” y se estrelló contra el guardabarros delantero izquierdo de la camioneta.

El propietario del Astra relató que su nene, quien iba junto a su madre en el asiento del acompañante, “casi voló por la ventana” hacia el exterior. La mujer pudo retenerlo con fuerza, aunque golpeó su cabeza contra el parabrisas.

Por su parte Bobba apuntó que el automovilista se cruzó de carril y él no pudo evitar la colisión. Rápidamente, concurrieron ambulancias y certificaron que la criatura tenía un hematoma en la zona de la cabeza y lo trasladaron al Hospital Regional, acompañado por su madre también golpeada.

Asimismo, la familia de la F-350 padeció contusiones y fueron trasladados en forma preventiva hasta la guardia del centro asistencial radatilense, precisaron las fuentes oficiales.

La policía de la Seccional Tercera tomó intervención en el accidente y para ello contaron con la colaboración de la Guardia Urbana de la vecina ciudad, cuyo personal dirigió el tránsito hasta que los vehículos fueron secuestrados.

Al saber que su bebé no había sufrido lesiones graves, Ruiz se lamentó de que sólo hace dos meses había adquirido el rodado, el cual quedó destrozado en el frente y la zona trasera que impactó contra la caja metálica de la camioneta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico