Periodista va a juicio por amenazar a una reina de belleza

"Te vamos a quemar la carita con ácido", le dijeron por llamada a Alina Akselrad. Acusaron al periodista cordobés Ignacio Moreno como autor de las amenazas.

La Justicia de Jesús María, Córdoba, elevó a juicio la causa por amenazas a la reina de belleza Alina Akselrad, adjudicada al periodista Ignacio Moreno.

"Te vamos a quemar la carita con ácido. Pensá si vas a seguir en el reinado porque no sé cuánto tiempo más vas a seguir con esa carita”, fue una de las expresiones que debió escuchar la candidata a Miss Universo durante un llamado realizado a su celular en una madrugada de marzo de 2019. El juicio incluirá ese y otros hechos intimidantes en contra de ella y su madre.

La causa había sido elevada a juicio el pasado 8 de abril por el fiscal de Instrucción y recurrida por el defensor de Moreno, Guillermo Naum. Ahora, el juez de Control rechazó los argumentos defensivos y confirmó que el caso debe darse en audiencia oral y pública donde el periodista radial deberá responder por “amenazas calificadas por el anonimato”.

Entre otros argumentos que rechaza el juez en su decisión conocida esta semana, está el de que Akselrad ya conocía la identidad de quien la habría amenazado. El magistrado consideró irrelevante ese y otros argumentos y confirmó lo actuado por el fiscal.

En mayo pasado, Alina Akselrad participó como Miss Argentina en la elección de Miss Universo que se realizó en Miami y llegó a estar entre las 21 finalistas del certamen. Previamente, había sido consagrada Reina de la Frutihorticultura de Colonia Caroya. En esa época, su familia alquiló una casa en esa ciudad. En ese entonces se produjeron las amenazas.

LAS PRUEBAS

La joven es asesorada por el abogado querellante Fernando Moyano. Su presentación incluyó en un pen drive las grabaciones de las llamadas intimidantes que fueron confirmadas por los gabinetes técnicos de Policía Judicial.

Moyano también aportó capturas de pantallas de WhatsApp, material de redes sociales, registros de llamadas y otras evidencias que avalan el resto de la prueba.

Según el expediente, al enterarse de que su voz había sido reconocida, “Nacho” Morero se comunicó con la madre de Alina para pedir disculpas, reconoció haber hecho las llamadas y agregó que se trató de una “joda zonza”.

Siempre según las actuaciones, en esos diálogos el periodista no sólo le reconoce la participación de las otras personas, sino que, además, le dice que estaban todos en la radio donde trabajaba usando el teléfono de la emisora.

Alina y su mamá tenían un programa radial relacionado con los concursos de belleza, llamado Mundo de reinas. Moreno era entonces un conocido periodista local y se desempeñaba en una radio de Jesús María, de la que poco después se desvinculó.

La investigación señala como presunto móvil de las amenazas las molestias que habrían ocasionado a otras postulantes los comentarios de Alina y de su madre en su emisión radial. Ambas declararon que habían formulado críticas a una reina que había difundido fotos con atributos en una postura poco decorosa para la función, según evaluaron ellas.

En el expediente, se estableció que la llamada partió de un teléfono que usaba Moreno en un lugar de Colonia Caroya y fue atendido por el celular de Alina en Nueva Córdoba. También la hora del llamado y la duración parecen ser acordes con la frase amenazante.

Además, se analiza en el expediente que, alrededor de las 2 de aquella madrugada Moreno estaba reunido con amigos y amigas, varias de ellas participantes del certamen de Reina de la Florihorticultura. Sin publicar los nombres de los asistentes, se indica que el periodista tenía relación con una de las presentes, que también fue Reina de Colonia Caroya.

Semanas después del programa radial en el que hablaron de actitudes inadecuadas, la mamá de Alina declaró que recibió un mensaje telefónico de número privado con voz femenina: “Te voy a hacer bosta, gorda de mierda”.

Días más tarde, dijo haber recibido otro llamado con voz de un hombre: “Gorda de mierda, esta noche te vas a bañar con agua fría porque te corté el gas”. Denunció que, al concurrir a su hogar, comprobó que alguien había ingresado y le había abierto la garrafa hasta vaciarla.

La denuncia de la mamá de la reina prosigue indicando que días después recibió otro llamado en el que le manifestaban: “Esta vez te vacié la garrafa, la próxima te voy a quemar la casa con vos y tu hija adentro”.

La madre de Alina afirmó que otra vez, horrorizándola, le dijeron: “Disfrutá de la carita de tu hija porque le va a quedar por el piso cuando le tiremos ácido en la cara; ya vas a ver”.

Fuente: La Mañana de Neuquén

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico