Perpetua para siete policías por el crimen de un trabajador golondrina

La Justicia determinó que siete policías de Choele Choel son los responsables del homicidio del joven salteño Daniel Solano, quien desapareciera en noviembre de 2011 después de que la policía lo sacará de un boliche donde compartía la noche con amigos.

Ante los aplausos de un auditorio colmado, la Justicia dictaminó la prisión perpetua para los siete policías de Choele Choel, por el homicidio del joven salteño Daniel Solano. En el mismo fallo, sin embargo se rechazó el pedido de prisión preventiva, por lo que continuarán en libertad hasta que este firme la sentencia.

Ante el pedido de prisión los jueces consideraron que no se cumplen los requisitos que ameriten la detención (riesgo de fuga, entorpecimiento de la investigación). A su vez, se ordenó investigar a tres personas por falso testimonio a lo largo de los meses del juicio.

En medio de la satisfacción de quienes acompañaron a la familia de Solano, allegados de los policías repudiaron la decisión.

Cabe señalar que Daniel Solano desapareció la noche del 5 de noviembre del 2011. Asistió con un grupo de trabajadores norteños a un boliche de Choele Choel. Pasadas las 3 fue retirado por la policía y nunca más se lo vio.

LOS CONDENADOS

Por el crimen de Solano ocurrido en 2011, se imputó a siete policías, se trata de Sandro Berthe, Pablo Bender, Héctor Martínez, Juan Barrera, Pablo Albarrán Cárcamo, Pablo Quidel y Diego Cuello. Todos, fueron condenados por el delito de “homicidio agravado por alevosía por ser cometido por un funcionario público”.

Cabe señalar que se diferenció, en el caso de Berthe, Bender y Barrera, a quienes les sumaron el delito de vejaciones.

LOS ARGUMENTOS DEL FALLO

El fallo se basó en darle credibilidad al relato de los testigos: a pesar de que no hallar el cuerpo de la víctima, esto no invalidó la posibilidad de comprobar el delito. Si bien hubo algunas diferencias entre los testimonios, todos tuvieron un hilo conductor. Los jueces entendieron que esas variaciones se debieron al paso del tiempo y al temor que manifestaron por la presión de los acusados, a lo largo del juicio.

La querella y la fiscalía habían solicitado esa pena. Los abogados defensores reclamaban las absoluciones.

Según planteó el Tribunal, “hubo pistas y testimonios falsos”, asimismo se “presionaron testigos” y “desapareció evidencia durante la búsqueda, como una billetera”, que sería del joven desaparecido. Además, “las coartadas de los acusados no hicieron mas que confirmar su responsabilidad” en la desaparición de Solano. “Los testimonios y evidencias confirman la participación de los policías”, argumentaron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico