María Elizabeth Insaurralde, de 33 años, fue condenada a prisión perpetua acusada de asesinar a su beba recién nacida en una vivienda de la localidad de Bella Vista, en Corrientes. El fallo fue emitido por el Tribunal Oral Penal N°2 de Corrientes, y debido a los protocolos sanitarios por la pandemia, el juicio se realizó por videoconferencia. En la sala solo estuvieron presentes dos jueces, Ariel Azcona y Román Facundo Esquivel, y la imputada vio su sentencia desde el Instituto Pelletier, lugar donde está alojada.

El fiscal Gustavo Schmitt hizo un relato pormenorizado de la causa, indicando cada una de las pruebas que se encuentran en el expediente, y que hicieron que Insaurralde fuera acusada de golpear a su beba recién nacida hasta matarla, luego de haber parido en su casa en octubre de 2018.

Tras internarse en el hospital local por un sangrado, hallaron el cuerpo de la beba envuelto en una campera dentro del placard de la habitación, donde había claras evidencias de que allí se produjo el parto, según relató el fiscal a cargo.

Se trató de un “parto natural, sin asistencia de profesionales ni de terceros, ni siquiera los familiares conocían su embarazo”, añadió Schmitt. De acuerdo a la autopsia realizada al cuerpo de la beba, la causa de muerte fueron golpes en la cabeza con elementos duros.

El fiscal sostuvo que se realizaron estudios psiquiátricos para determinar “si la paciente pudo haber estado bajo un estado puerperal, y de los distintos informes no surge que la imputada haya estado bajo ninguna patología”, según informó el portal El Litoral.

Por su parte el abogado defensor, Héctor Ortigueira, reconoció el hecho, pero expresó que su defendida no fue la autora del homicidio y dio su versión: “Mi clienta estaba higienizando a la beba y en un momento se le escapa y cae al piso, porque se desvanece por la pérdida de sangre”, algo que ya había declarado en el juicio María Elizabeth Insaurralde.