Personas estafadas escracharon a “gitanos de avenida Polonia”

La avenida Polonia vio conmovida su pasividad de domingo por la tarde por un grupo de vecinos que protagonizaron un escrache a familias gitanas. Se trata de personas que desde un tiempo vienen reuniéndose, hermanados por una misma situación: "haber sido estafados por gitanos en compra de vehículos".

Desde las 15:30 ayer, unas 25 personas concurrieron al domicilio de Polonia 674, en barrio Pueyrredón. Allí reside la familia Traico, conocido clan gitano que se dedica a la venta de rodados, tal cual se puede advertir al observar la presencia de automóviles en su vivienda.
Los damnificados llegaron al lugar con banderas, tambores, pancartas y huevos que fueron arrojados contra el frente de las casas, para mostrar así su bronca por haber sido «estafados en la compra de autos a gitanos».
Luis Alberto Monchebeu, uno de los impulsores de la movilización, contó a Diario Patagónico que «esto surge porque estamos cansados de los delincuentes que se llaman gitanos, con todas las letras, porque esta gente hace asociaciones ilícitas».
Esta acusación se podía leer en una bandera que Monchebeu portaba junto a otras personas y decía: «Asociación ilícita: Miguel Traico, Sandra Traico, Giuliano Traico».
Las personas perjudicadas en negocios con automóviles se instalaron ayer en avenida Polonia, entre Canadá y Larraudé, con tres camiones de mediano porte y un auto.
Con bocinas y tambores lograron llamar la atención; y muchos automovilistas que pasaban por el lugar se sumaban a su protesta, con gestos de aprobación con sus manos y tocando bocina.

"NADIE SE HACE CARGO"
Monchebeu, vocero de los estafados, mencionó su caso en el que perdió un camión, en un negocio que intentó hacer en calle Alem 355, que según dice, pertenece a la misma familia de gitanos.
«Yo estoy amenazado de muerte -relató-. Pero le estoy poniendo el pecho a las balas porque a mi me estafaron, no me dieron nada, me versearon, el camión lo hicieron desaparecer y nadie se hace cargo».
El hombre reclama que la justicia intervenga de alguna manera. «Tenemos en Comodoro un Tribunal de Faltas, que tendría que mandar inspectores a los barrios y controlar a los gitanos», sostuvo.
«Estos no pagan nada, la DGI no les cobra, los únicos que pagamos somos los argentinos nacidos acá; y hasta nos da bronca haber nacido acá porque no tenemos ningún tipo de contención», agregó.
En su indignación, Monchebeu reclamó intervención de las autoridades. «Los políticos tienen que hacerse cargo de lo que está ocurriendo con este tipo de gente, porque las mismas obligaciones que tenemos nosotros tienen que tenerlas ellos», expresó.
«Lamentablemente, le roban a uno y a otro, y nadie hace nada. Estamos hartos», sentenció.
«No he visto ningún político para apoyarnos en esta lucha. Que recuerden que nosotros votamos, porque estos sinverguenzas no votan porque no tienen patria; que nos defiendan a nosotros, que somos nacidos acá», reclamó el portavoz del grupo.
En tanto, en el domicilio del escrache no se veía a nadie. Los autores de la protesta relataron que las familias gitanas se habían escondido.
Por ello, los escrachadores se movilizaron a otro domicilio, a tres casas de distancia, donde reside otro grupo.
Allí también descargaron su bronca con huevos contra la puerta e insultos, argumentando que se trata de la misma familia Traico. Lo mismo hicieron con otra grupo de gitanos que reside en la cuadra siguiente.
Minutos después, frente al primer domicilio del escrache, en Polonia 674, los manifestantes incendiaron cubiertas, motivando la llegada de los bomberos ante la alarma de que podía tratarse de algo mayor.
A esa hora, la avenida Polonia estaba cortada por las personas, por lo que llegó personal de Tránsito de la Municipalidad a ordenar la circulación.
Los manifestantes prometieron otros escraches en otros domicilios de la ciudad.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico