Pese a que muchos no lo sepan, Chubut también tiene glaciares

Su existencia cobró relevancia pública en los últimos días a partir de la media sanción que acaba de recibir en el Congreso la Ley de Protección de Glaciares y Areas Periglaciares. Están ubicados entre Esquel y la frontera con Río Negro y la mayoría no llega a cubrir una superficie de 0,5 kilómetros cuadrados. Entre 1987 y 2007, dos de esos cuerpos helados, los más importantes para la provincia, perdieron un importante volumen por el derretimiento. Uno se redujo un 12 por ciento y el otro un 16 por ciento.

No son imponentes como los de Santa Cruz, pero en Chubut también existen glaciares y sostienen el suministro hídrico de la provincia. Los cuerpos helados se encuentran al noroeste de la provincia, ubicados en las cuencas de los ríos Tigre, Alerce, Blanco y Villegas Oeste. Se trata de glaciares pequeños. Seis de ellos tienen una superficie de un kilómetro cuadrado y el resto no supera el medio kilómetro cuadrado.
“Un glaciar es un cuerpo permanente de hielo formado en la superficie terrestre por la acumulación, compactación y recristalización de la nieve que muestra señales de movimiento por acción de la gravedad”, define el website Glaciares de Argentina (www.glaciares.org.ar), donde se ha realizado un inventario de los glaciares de todo el país.
El sitio de internet es administrado por  Mariano Masiokas, doctor en Geografía e investigador del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) y del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA). Allí se expone un trabajo del becario del Conicet Lucas Ruiz, licenciado en Ciencias Geológicas, que detalla las características de los glaciares ubicados al noroeste de Chubut. El trabajo data del año pasado y está siendo actualizado.
Si bien los glaciares están compuestos de hielo, también forman parte del cuerpo la nieve, el aire, el agua y los restos de roca u otros restos contenidos o transportados. Cuando el cuerpo del glaciar ha alcanzado un tamaño y espesor determinados, manifiestan movimientos.

GLACIARES EN CHUBUT
Los cuerpos de hielo que están ubicados en Chubut se encuentran en la zona de los Andes, entre Esquel y la frontera con la provincia de Río Negro. Estos glaciares son los menos estudiados de la zona andina. El norte patagónico posee glaciares variados de tamaño, sin embargo actualmente hay información en detalle de un pequeño número de ellos.
En los glaciares de escombros y el ambiente periglacial los fragmentos de roca de diversos tamaños se encuentran congelados y con diferentes tipos de hielo, un fenómeno denominado permafrost. Las fuertes precipitaciones en invierno, con veranos secos y fuerte radiación solar, hacen que la cubierta superior de los glaciares chubutenses (al igual que los de San Juan) suelan congelarse y descongelarse estacionalmente, explica un informe del Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA, www.cedha.org.ar).
En la zona de la cuenca del río Tigre (que limita al norte con la reserva provincial del río Turbio, al oeste con el límite internacional con Chile, al sur con Parque Nacional Los Alerces y al este con el Lago Cholila) se identificaron 36 glaciares, que cubren un área total de 2538.6 hectáreas. La mayoría de estos cuerpos no sobrepasa los 0,5 km2 de extensión, y tan sólo seis de ellos tienen una superficie mayor que 1 km2.
En las cuencas de los ríos Alerzal/Esperanza y Turbio I, en el límite internacional entre Argentina y Chile, existen 103 glaciares con un área mayor a 0,1 km2. La mitad de ellos tienen un área menor a 0,5 km2. El glaciar más extenso es el denominado Esperanza Norte o Túnel con 10,7 km2.

DERRETIMIENTO
Los glaciares pueden variar en forma drástica en periodos relativamente cortos de algunas décadas o siglos. Los cuerpos glaciares chubutenses sufrieron la pérdida de su volumen durante el siglo pasado, en algunos casos han reducido considerablemente su tamaño, según se observa en el estudio del website Glaciares de Argentina.
El Glaciar Planchón Nevado -en la zona de la cuenca del Río Tigre-, con 4,65 km2, perdió 16% de su superficie entre 1987 y 2007. El campo de hielo de las Cuencas de los Ríos Alerzal/Esperanza y Turbio I ha perdido el 12% de su superficie horizontal en el mismo periodo.
El agua dulce corresponde sólo al 3% del total de agua en el planeta, y un 77,06% de ella esta congelada en los polos y en los glaciares de latitudes medias, afirma el estudio del CEDHA. Al ser un recurso no renovable, la contaminación y distribución del agua se ha convertido en uno de los temas globales de discusión más importantes.
Allí reside la importancia de la ley que aprobó el miércoles en la Cámara de Diputados y que ahora deberá ser avalada también por el Senado, ya que entre otras normativas se prohíbe la exploración y exploración minera para proteger los glaciares y las áreas periglaciares, es decir las áreas próximas a los mismos y que constituyen las nacientes de recursos hídricos.

La ley que aprobó Diputados
Recientemente, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó una Ley que ahora deberá ser avalada por el Senado, para proteger los glaciares y las áreas periglaciares. Su punto más importante es que en esas zonas se prohíbe la exploración y explotación minera.
La propuesta que volvió a ser presentada este año en el Congreso, luego de haber sido vetada en 2009 por el Ejecutivo nacional, surgió de un proyecto consensuado entre el de Diálogo por Buenos Aires, de Miguel Bonasso, y el senador oficialista Daniel Filmus. La iniciativa pretende preservar los glaciares y el ambiente periglacial, estableciendo infracciones y sanciones para los casos de contaminación, entre otros aspectos.
Entre las resistencias para su implementación está la del gobernador de San Juan, José Luis Gioja, quien impulsó en su distrito un proyecto en defensa de la actividad minera basándose en los artículos 41 y 124 de la Constitución Nacional. El primero habla de la facultad que tienen las provincias para dictar normas complementarias de protección. El último párrafo del 124 señala que “corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”.
Mientras tanto, entre las voces de apoyo, en Chubut la Unión de Asambleas Ciudadanas del Chubut redactó un proyecto para proteger los glaciares de esta provincia. “La ley protegerá los ambientes glaciales y periglaciales de Chubut preservándolos como reserva de agua. Las masas de hielo serán consideradas inenajenables y se restringirán las actividades que puedan alterar su ecosistema”, describe el proyecto.
Y restringe la exploración y explotación minera o petrolera y cualquier actividad que afecte su condición natural o que impliquen su destrucción o traslado o interfieran en su avance.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico