Piden combustible y oxígeno para buzos que se sumaron a la búsqueda de Alan

Como complemento del rastrillaje que efectúa Prefectura, hoy buzos particulares y del Club Neptuno colaborarán en la búsqueda de Alan Henríquez, quien el viernes desapareció en aguas de Caleta Córdova. Su familia ya consiguió una embarcación semirrígida para llevar adelante el trabajo. Sin embargo, aún resta obtener combustible y oxígeno para que la tarea se extienda durante toda la jornada.

 El pedido tuvo respuesta y llevó un poco de alivio a los familiares. Ayer el Club Neptuno llegó hasta la costa de Caleta Córdova para colaborar en la búsqueda de Alan Henríquez, de 18 años, que desapareció el viernes cuando fue a disfrutar una tarde de playa junto a su familia.

Eran alrededor de las 17 de ayer cuando dos buzos llegaron a la zona. De inmediato, uno se arrojó al mar, mientras otro dialogó con la familia del joven, que se encuentra acampando en el sector de “la Cruz de Bahamonde” desde que se produjo la tragedia.

El rastrillaje marítimo se extendió durante por lo menos dos horas y continuará hoy.

Está previsto que lo hagan alrededor de las 9:30, reiniciando la tarea, a la cual se sumarán otros buzos.

Para que el trabajo sea menos agotador, la familia de Alan consiguió una embarcación semirrígida, ya cansada de no obtener respuestas oficiales.

“Nos sentimos totalmente abandonados. Estamos desprotegidos. Si no es por la comunidad, gente que ha pasado la misma circunstancia, no pasaría nada”, reclamó Fabián Henríquez, vocero de la familia y tío de Alan.

“A nivel gubernamental no tenemos nada, para nosotros es devastador. Un golpe de nocáut tras otro, y sólo queremos que salga el cuerpo de Alan. Hace tres días que estoy puteando al mar y tengo más esperanza que lo saque solo antes que Prefectura”, manifestó.

Con la llegada de los buzos particulares la esperanza se renueva. Sin embargo, para que los trabajos se puedan extender durante toda la jornada, tal como quieren también los propios buzos, se necesita combustible para los motores y oxígeno, ya que los tubos sólo tienen una autonomía de 40 minutos bajo el agua, un tiempo breve para poder realizar el trabajo como ellos desean.

Por esta razón, la familia de Alan pide la colaboración de la comunidad y de otros buzos profesionales, para que de esa forma se pueda hallar el cuerpo del joven y darle cristiana sepultura.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico