Piden declarar culpables a dos hombres por robo y faena de ovejas en Río Mayo

Ismael Payahuala y un joven que era menor de edad al momento en el que se produjo el ilícito, están siendo juzgados por el delito de abigeato agravado.

Según la fiscalía se introdujeron a un establecimiento rural y sustrajeron seis ovinos. En plena tarea de faenado fueron descubiertos por el encargado, pero lograron escapar. Durante los alegatos la fiscal pidió la condena para ambos imputados, mientras el defensor solicitó sus absoluciones. El martes el juez dará a conocer el fallo.
En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento, el juez Alejandro Rosales dio ayer por concluida la etapa de debate por el juicio que investiga el delito de abigeato agravado, por la participación de menor de edad, en grado de tentativa, ocurrido el 10 de febrero de 2016 en el establecimiento ganadero "La Lucía", ubicado a unos seis kilómetros de Río Mayo.
La fiscal Laura Castagno presentó su teoría del caso y expuso que los imputados Ismael Payahuala (26) y un joven -menor de edad al momento del delito- ingresaron al mencionado campo y robaron seis ovinos. En el momento en que realizaban las tares de faenado fueron sorprendidos por el encargado que recorría el campo a caballo, indicó.
El empleado rural los persiguió y dio aviso telefónico a su hijo y también a la policía. El hijo del encargado, a bordo de una moto, interceptó y reconoció a los cuatreros a la vera del río Mayo. Estos continuaron su fuga y al caer la noche fueron perdidos de vista por los efectivos. Con el avance de la investigación fueron imputados.
Durante la jornada de alegatos, Castagno consideró que mediante las pruebas producidas en el debate y la declaración de siete testigos se pudo probar la teoría del caso presentada por la Fiscalía. Calificó el delito como abigeato agravado por la participación de menor de edad, en grado de tentativa y en calidad de autor para ambos acusados.
Solicitó que se declarara autores responsables a los imputados y que a Payahuala se le imponga la pena de un año y cuatro meses de cárcel. La misma debería ser de cumplimiento efectivo, en función de que contaba con reiteración de delitos contra la propiedad, según el informe del Registro Nacional de Reincidencia.
En función de la pena en expectativa y el comportamiento del acusado en el proceso -fue declarado en rebeldía por no presentarse a la primera audiencia de juicio-, la fiscal requirió el dictado de la prisión preventiva hasta que quede firme su condena.
En tanto, para el menor de edad pidió la declaración de responsabilidad penal, el tratamiento tutelar no inferior a un año y la aplicación de medidas socioeducativas.
Con respecto a los atenuantes, la fiscal tuvo en cuenta la juventud y escaso nivel de instrucción de los acusados. Y como agravantes destacó la cantidad de personas que intervinieron, el número de animales faenados y el lugar donde ocurrieron los hechos.
Mientras, el defensor público Gustavo Oyarzun manifestó que la parte acusadora no pudo demostrar la conducta típica del delito que les endilgó a sus asistidos. Consideró que la Fiscalía solo presentó indicios que admiten más de una interpretación lógica.
En ese sentido, peticionó que el juez declare la absolución de sus defendidos. El magistrado se retiró para analizar el caso y convocó a las partes a una audiencia para el martes, donde informará la lectura y los fundamentos de su resolución.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico