Piden la captura de Antonini Wilson

La Justicia tomó ayer la primera medida concreta en el caso de corrupción que más preo-cupa al Gobierno por estas horas: pidió la captura internacional del ciudadano venezolano Guido Antonini Wilson, quien intentó ingresar en el país una valija con casi 800.000 dólares.

Buenos Aires (C)
Así lo solicitó la fiscal María Luz Rivas, quien lleva adelante la investigación del episodio mientras la Cámara resuelve qué juez se hará cargo definitivamente de la causa.
Desde el viernes pasado, la causa está en manos del magistrado Diego Zysman, quien quedó a cargo del expediente tras el apartamiento de la juez Marta Novatti.
Aunque el juez también rechazó seguir interviniendo en el caso, la situación debe ser resuelta por la cámara del fuero penal económico.
Mientras la cámara decide quién se queda con el expediente, Zysman delegó la instrucción en la fiscal Rivas y le sugirió que verificara quién era el dueño de la valija.
El pedido de captura fue confirmado en declaraciones radiales por la propia fiscal, quien también dijo que «no descarta» pedir además la detención del ex titular del Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi), Claudio Uberti, la mano derecha del ministro de Planificación, Julio De Vido, y el único funcionario echado por el escándalo.
Uberti viajaba en el avión privado contratado por la petrolera estatal Enarsa en la que Antonini Wilson aterrizó en Buenos Aires el 4 de este mes.
También iba en el avión Daniel Uzcategui Speech, hijo del vicepresidente de Pdvsa, Diego Uzcategui Matheus y quien hizo subir a la aeronave a Antonini.
De todas maneras, respecto de Uberti, la fiscal aclaró: «Por el momento no hemos reunido elementos para disponer la detención, pero no descartamos que ocurra».
Rivas Diez también investigará si el dinero de la valija iba a ser descargado en el aeropuerto boliviano de Santa Cruz de la Sierra, y aseguró a radio Continental que el dinero incautado, ahora en custodia conjunta del juzgado de turno y de la Aduana, debería quedar exclusivamente a disposición del juez que finalmente tome la causa.

TENSION
El pedido de captura se produce en medio de los fuertes cruces entre funcionarios argentinos y venezolanos. Mientras el presidente Néstor Kirchner espera y reclama que el gobierno de Hugo Chávez asuma su parte de responsabilidad en el episodio, desde el país caribeño reiteraron ayer que las autoridades no tienen por qué dar explicaciones, amparados en el argumento de que, de comprobarse delitos, la responsabilidad penal «es individual».
En tanto, el dirigente peronista Juan Ricardo Mussa, que denunció a Uberti por el vuelo y dio origen a una causa que tiene el juez federal Jorge Ballestero, pidió al Consejo de la Magistratura el juicio político de Novatti, la juez que se excusó la semana pasada.
En un escrito de poco más de dos carillas, Mussa pidió al organismo, encargado de elegir y remover jueces, el juicio político de la magistrada con duras expresiones. «Le tembló el pulso y no impulsó ninguna investigación sobre los hechos», aseguró.
El texto, acusa a la juez de haber cometido los delitos de obstrucción de justicia, encubrimiento y presión a la Aduana «para que lo sucedido el 4 de agosto en la madrugada en el Aeroparque se circunscribiese sólo dentro de una infracción de aduana y ahí termine todo».

PDVSA se despega del empresario
Pese a los fuertes reclamos de Néstor Kirchner, y mientras Hugo Chávez mantiene el silencio, los funcionarios de su gobierno insisten en tomar distancia del escándalo por el ingreso ilegal de casi 800.000 dólares en la valija de Alejandro Antonini Wilson, el empresario venezolano cuya captura internacional fue pedida ayer por una fiscal.
Ayer a la mañana fue el turno de Rafael Ramírez, que además de ministro de Energía es el presidente de la petrolera estatal PDVSA.
Desde que estalló el escándalo, el gobierno argentino exige a Chávez la remoción del vicepresidente de la compañía, Diego Uzcategui Matheus, padre de Daniel Uzcategui Speech, que viajaba en el avión que aterrizó en Aeroparque a principios de mes y que hizo subir a la aeronave a Antonini.
En el chárter también iban funcionarios argentinos, entre ellos, el desplazado titular del Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi), Claudio Uberti, mano derecha del ministro de Planificación Julio De Vido y encargado en las sombras de la relación con Venezuela.
Ramírez aseguró que Pdvsa no tiene «ningún tipo de relación» con Antonini. Además, y en línea con las declaraciones de varios de sus compañeros en el gabinete, apuntó contra la oposición y a los medios.
Afirmó que el episodio de la valija forma parte de un plan orquestado por la oposición para opacar el éxito de la política exterior y energética de Chávez.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico