Piden prisión perpetua para Musa Azar por el doble crimen de La Dársena

La fiscal Olga Gay Castellano pidió ayer que se condene a prisión perpetua al ex jefe de Inteligencia santiagueño, Antonio Musa Azar, y a tres policías provinciales, por el crimen de Patricia Villalba, una de las víctimas del doble crimen de la Dársena.

Santiago del Estero (Télam)
En su alegato ante la Cámara del Crimen de II Nominación, la fiscal dijo que Musa Azar fue el autor intelectual y los policías Pablo Gómez, Héctor Albarracín y Daniel Mattar, los autores materiales del homicidio.
La fiscal se refirió a las torturas y el asesinato de Patricia Villalba, una joven verdulera de 23 años, cuyo cadáver fue arrojado junto a los restos óseos de Leyla Nazar en la localidad de La Dársena, 40 kilómetros al norte de la capital provincial.
La fiscal de cámara Olga Gay de Castellanos pidió ayer a la Justicia que condene a prisión perpetua al ex jefe de Inteligencia santiagueño Antonio Musa Azar, tres ex policías y al joven carnicero Patricio Lludgar, por el asesinato de Patricia Villalba, una de las víctimas del doble crimen de La Dársena.
En su alegato ante la Cámara del Crimen de II Nominación, la fiscal dijo que Musa Azar fue el autor intelectual y los policías Pablo Gómez, Héctor Albarracín y Daniel Mattar, los autores materiales del homicidio.
Además, solicitó que el carnicero José Patricio Lludgar -para quien había reclamado 13 años de prisión por el homicidio de la otra víctima, Leyla Nazar-, sea condenado también a prisión perpetua por el asesinato de Villalba.
El miércoles se habían suspendido los alegatos de la fiscalía por un pico de presión arterial sufrido por Azar, quien en los últimos años debió ser internado por padecer diabetes.
Previamente, durante cuatro horas, la fiscal se había referido a las torturas y el asesinato de Patricia Villalba, una joven verdulera de 23 años, cuyo cadáver fue arrojado junto a los restos óseos de Leyla Nazar en la localidad de La Dársena, 40 kilómetros al norte de la capital provincial, en enero de 2003.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico