Piden que Hernández y Núñez sean condenados por homicidio agravado

En el marco de los alegatos del juicio que se llevó a cabo por el homicidio de Gustavo Fozziano, la Fiscalía pidió que Nicolás Núñez y Fabián Hernández sean condenados por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de autor y de partícipe necesario, respectivamente. En tanto, la defensa pidió la absolución de ambos y agregó que Núñez actuó en defensa propia. El tribunal dará a conocer el veredicto mañana a las 13.

Se llevaron a cabo ayer los alegatos del juicio por el homicidio del pescador Gustavo Fozziano (38), por el cual fueron sentados en el banquillo de los acusados Fabián Hernández y Nicolás Núñez.

El tribunal lo integraron los jueces Daniela Arcuri, Raquel Tassello y Jorge Odorisio, mientras el Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal general, Adrián Cabral, mientras que los acusados contaron con la representación legal del abogado particular, Mauro Fontéñez.

En su alegato, el acusador público consideró probada la materialidad y la autoría del hecho ocurrido el domingo 22 de abril del año pasado, aproximadamente las 5:50, en el refugio denominado La Horqueta, que se encuentra pasando el sector de Rocas Coloradas, unos 25 kilómetros al norte del barrio Caleta Córdova.

A ese lugar llegó Hernández al mando de una camioneta tipo jeep, junto a Nicolás Núñez, quien llevaba un arma de fuego.

El fiscal agregó que tres personas ingresaron en forma sorpresiva y comenzaron a golpear a uno de los presentes, previo pedirle Hernández a uno de ellos que se retirara del lugar, quedándose Núñez en la puerta del refugio.

A raíz del desorden Gustavo Fozziano, quien se encontraba durmiendo junto al refugio en su camioneta con su sobrino, se dirigió hacia la entrada del sitio para interiorizarse sobre lo que ocurría pero Núñez, quien se hallaba en la puerta del refugio, sin mediar palabra comenzó a golpearlo a puñetazos sobre el lateral izquierdo del rostro y con claras intenciones de darle muerte le cortó el cuello, afectándole la yugular y la carótida.

Estando Fozziano aún de pie, Núñez le efectuó un disparo de arma de fuego con orificio de entrada en cara antero lateral izquierda del cuello, provocándole un shock hemorrágico irreversible por una herida de arma de fuego en el cuello y dos heridas de arma blanca, lo que le ocasionó su muerte en forma inmediata.

Tras ese ataque, Núñez se subió a la camioneta que conducía Hernández y escaparon del lugar junto a otras tres personas y llevándose el arma de fuego que nunca fue encontrada.

LO INCRIMINO

LA FAMILIA

El fiscal dijo que Núñez mintió en su declaración al describir un forcejeo con Fozziano, sobre quien dijo que tenía un hacha y que a él se le escapó un tiro.

“El disparo fue mayor a un metro y el cuerpo no tenía tatuaje. La perito afirmó que la persona que disparó estaba parada. Es mentira y lo demuestra la prueba objetiva y todos los testigos. La única persona que tenía un arma era Núñez”, sostuvo Cabral y agregó que “fue su propia familia quien, teniendo la facultad de abstenerse, vino y atestiguó, incriminando a los imputados”.

En otro tramo de su alegato, destacó que el informe forense de los imputados concluye que comprenden la criminalidad de sus actos; no poseen enfermedades mentales; saben distinguir entre el bien y el mal; y tienen capacidad para delinquir.

“La prueba en cuanto a la autoría en cabeza de Núñez es contundente, no hay duda de eso. No existe ninguna causa de justificación en las circunstancias como ocurrió el hecho. Ningún testigo refiere una agresión de Fozziano hacia Núñez. Hernández va con su hermano al lugar, con otras personas, y luego del disparo lo saca del lugar a Núñez para lograr su impunidad. Es una participación la de Hernández”, amplió y tras ello solicitó que se los declare penalmente responsables del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en calidad de autor para Núñez y de partícipe necesario para Hernández.

UN SOLO TESTIGO

Por su parte el defensor sostuvo que la Fiscalía únicamente contempló una sola línea investigativa por los dichos de un solo testigo. Y a su entender, “a lo largo del debate el Ministerio Público Fiscal no pudo acreditar la existencia del elemento subjetivo que requiere el tipo penal”.

Por ello, solicitó la absolución de Hernández y consideró que Núñez debe ser absuelto porque actuó en el ejercicio de la legítima defensa. “Era su vida o la de la víctima”, dijo el abogado y aseguró que el imputado no tuvo intención de causar la muerte de Fozziano y que ninguno de los testigos que acompañaron a los juzgados al lugar del hecho reconoció la existencia de un arma.

Tras escuchar los alegatos de la partes el tribunal clausuró el debate y los convocó para mañana a las 13 a efectos de dar lectura a la parte resolutiva de la sentencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico