"Píparo y su marido vomitaban y tenían fuerte olor a alcohol"

Según anticipó C5N, esa fue la declaración de efectivos que intervinieron luego de que la diputada provincial y su marido arrollaron a dos motociclistas.

La declaración de dos policías complicó la situación de la diputada provincial bonaerense Carolina Píparo, quien junto a su marido está acusada de atropellar con su auto a dos motociclistas tras un supuesto robo que sufrieron.

"Píparo y su marido vomitaban y tenían fuerte olor a alcohol", declararon dos policías que intervinieron tras la detención, según anticipó C5N.

La Justicia tiene "prácticamente descartado" que los dos motociclistas atropellados la madrugada de Año Nuevo en La Plata por Juan Ignacio Buzali, marido de Carolina Píparo, hayan participado del asalto al matrimonio, mientras que los abogados de los jóvenes embestidos pidieron la detención del hombre al considerar que intentó cometer un doble homicidio.

Fuentes judiciales informaron a Télam que "no hay absolutamente ningún indicio" que relacione al motociclista Luis Levalle (23) y a su acompañante, de 17 años, con el robo denunciado por Píparo y Buzali, al tiempo que confirmaron que la fiscal platense a cargo de la causa, María Eugenia Di Lorenzo, cuenta con un video en el que se ve a los posibles autores del asalto, quienes aún no fueron identificados.

A su vez, por pedido de la Justicia, personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata allanó el Centro de Operaciones y Monitoreo (COM), ubicado en diagonal 80 y calle 5 de esa ciudad, para secuestrar las grabaciones de las cámaras de seguridad de cuando ocurrieron los hechos.

Por su parte, Píparo aseguró en las últimas horas a través de una carta que difundió por las redes sociales que tanto ella como su esposo se encuentran "a disposición de la Justicia" y que será esa instancia la que determine lo que sucedió con el robo y con el hecho posterior, al que definió como un "accidente".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico