Pirotecnia desorientó a flamenco y cayó en el barrio Quirno Costa

Una familia observó cuando el ave se precipitaba a tierra en medio de los fuegos artificiales lanzados ante la llegada de la Navidad. Fue cuidado y luego lo llevaron hasta la costa.

 Un flamenco austral cayó en los primeros minutos de la Navidad sobre calles Lisandro de La Torre y San Cayetano, en momentos que comenzaron los fuegos artificiales. Los vecinos lo rescataron y lo llevaron a la costa.

La protección de estos animales fue uno de los temas ayer en redes sociales después de que la familia Nenen compartiera su preocupación por la presencia de un flamenco austral que cayó en el medio de la calle. “Mi mamá y mi hermano salieron a mirar los fuegos artificiales a los pocos minutos después de las 00:00 cuando vieron que algo caía lentamente; primero pensaron que era uno de esos fuegos artificiales, como globos, pero después se dieron cuenta que era un pájaro”, indicó Soledad, hermana de Luis Nenen que afrontó el cuidado y el acompañamiento del ave.

Momento en el que liberaron al flamenco en las costas de Comodoro.

Madre e hijo caminaron hasta la calle y con una toalla tomaron el ave que llevaron hasta el patio de la casa. Pensaron que se iría dado que no estaba lastimada. “No se imaginan cómo se le caían las lágrimas. Lloraba mucho. Los perritos no son la únicos animales que sufren por la pirotecnia”, dijo Soledad.

En la mañana de ayer subieron al techo de la casa para dejarlo volar libremente pero no sé fue. Por eso luego se dispusieron a soltarlo con la compañía de otros vecinos en la costa del centro donde hay otro grupo de flamencos.

El flamenco austral puede medir hasta 71 cm, es de la familia de los phoenicopteridae. Además de sobrevivir a las condiciones ambientales adversas asociadas a la contaminación de la costa por agua cloacales, la presencia de plásticos en la zona y el impacto del crecimiento urbano, también son afectadas por los intensos ruidos provocados por los fuegos artificiales.

OTROS ANIMALES

Durante las fiestas de fin de año, cientos de animales se extravían producto del miedo y del impacto auditivo que provocan en ellos los fuegos artificiales y el uso de pirotecnia.

Si bien todos los animales son sensibles a los ruidos fuertes, los perros y los gatos son los más afectados debido a su delicado sistema auditivo, cuatro veces más potente que el del ser humano. Al tener el umbral de audición mucho más sensible que el del hombre, los ruidos de la pirotecnia se vuelven intolerables, además de no poder comprender lo que sucede.

Al escuchar ese estruendo muchos perros buscan huir desesperadamente, destruyendo todo lo que obstruya su paso, a fin de terminar con la sensación de terror que los embarga, mientras otros buscan refugio en lugares tan insólitos como un placard o una bañera. De ahí el reclamo de la organización ALMA de que también en Comodoro se prohíba el uso de fuegos artificiales en la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico