Pole dance: gimnasia, acrobacias y sensualidad puestas en movimiento

Surgido en las noches de la década del 60, la disciplina más conocida como "baile del caño" contempla diversas modalidades. Incluso lucha por convertirse en deporte olímpico, porque en definitiva ganarle a la gravedad con el propio cuerpo exige una entrega que se entrena día a día. Tres comodorenses cuentan sus experiencias mientras compiten en el Nacional de Córdoba.

Actitud, control del cuerpo y desafiar la gravedad. En una mirada global, ello parecería la tríada para destacarse la disciplina del Pole Dance (o baile del caño), donde cada músculo del cuerpo se extiende y contrae para dibujar figuras a pura sensualidad en el aire, siendo el único punto de apoyo la barra vertical.

En esa barra se busca vencer a la gravedad y los prejuicios. En especial por el origen de la disciplina y por aquellos que no saben lo que es entrenar día a día y tener el control total del cuerpo.

2 (16).jpeg

“Ahora estamos viajando a Córdoba para participar de un Nacional. En una disciplina que no tiene más de una década en la Argentina como deporte. Y que lucha para ser reconocida como tal. En mi caso, hace 9 años que me inicié en esto de la mano de una amiga con la cual hacíamos bachata, zumba y otros ritmos. Mi amiga cada dos meses se aburría hasta que se enteró que estaban dando ‘caño’ en una casa del Roca”, comenta Nelson Carrasco –uno de los referentes de Estudio M&N- a El Patagónico.

VENCER PREJUICIOS

“Ese lugar debe estar lleno de gatos” fue el primer pensamiento de Nelson cuando escuchó la invitación de su amiga.

No era para menos, el Pole Dance surgió en los bares y clubes nocturnos de los 60. En esos lugares, la sensualidad se ponía de manifiesto para poder atraer a los hombres.

Por supuesto, en el mundo de la noche ello derivaba en muchas cosas más.

“Mi amiga terminó abandonando a las dos clases. Y yo me quedé. En especial cuando trepé hasta el techo y me dije que de acá no me iba más”, resaltó.

1 (24).jpeg

Para Nelson –estudiante de 4to año del Profesorado de Educación Física- su deporte se convirtió en pasión. Se especializó como instructor y desde 2014 enseña la disciplina a otros (en su mayoría mujeres) que quieren superarse a sí mismas en lo que al manejo del cuerpo en posiciones no naturales.

Lo primero a vencer es el prejuicio: el Pole Dance no es solo para mujeres que buscan exhibirse o desnudarse. Todo va en los objetivos de cada persona y el ambiente que se genera en el espacio de calle Rawson casi Alvear.

“En general se acercan mujeres, pero también varones e incluso niños. Porque acá se trata de generar el espacio de confianza y entrenamiento de acuerdo a los intereses de cada persona. Por supuesto que las primeras clases son con bastante reserva de quiénes se acercan por primera vez. Subirse a la barra, meterle posturas y formar figuras sumado a lo artístico es algo complejo. Pero es como cualquier otra actividad; si vos entrenas esta disciplina dos o tres veces por semana te lleva a un cambio de hábito y con ello vienen los cambios físicos. Pero esto pasa con cualquier deporte que uno se tome con seriedad. Por ahí en el Pole la exigencia es más marcada. Porque usas tu propio cuerpo y la menor ropa posible para generar con la piel mayor agarre con la barra”, comenta Carrasco.

Natalia Buzchiazzo es otra de las comodorenses que se encuentra compitiendo en Alta Gracia (Córdoba), para competir en el Campeonato Nacional de Pole Sport junto a Nelson y Trinidad Luchessi.

5 (5).jpeg

“Para competir tomamos clases con Belén Cerra que es una profesora que no es de Comodoro pero que entrena a quienes desean competir. En mi caso es en la categoría +45 y modalidad profesional. En base a la puesta en escena es un jurado quien determina a los ganadores de acuerdo al desempeño y a los trucos que ya están predeterminados para realizar. Ya sea en barra fija y giratoria en una coreografía de 3’30’’ total de duración”, expresó.

En su caso, Natalia fue muy deportista desde chica y ya de grande sentía esa necesidad de exigirse. Una invitación de su hermana para realizar Pole en Rada Tilly, fue el punto de encuentro de Natalia para aceitar sus movilidades motrices.

Siempre en constantes desafíos. Ello la atrapó. Y hace ocho años que transita ese camino.

“Siempre hay que tener mucha paciencia y ganas de disciplina. Y por supuesto de superarse”, sentencia.

DEL SUR AL PLANO FEDERAL

Este fin de semana los tres comodorenses se encuentran compitiendo en el

Xpressive en Alta Gracia (Córdoba). Mientras que en noviembre también dirán presente en el Open Polechampionship de Buenos Aires, a realizarse el 22.

A Córdoba viajaron a mediados de esta semana, acompañados por Andrea Luchesi (madre de Trinidad y Shirley Siares, amiga y alumna de Estudio M&N).

9.jpeg

Precisamente, fue en el Estudio M&N (Facebook: estudiomyn) el lugar donde entrenan y dan a cargo de Nelson Carrasco y Melisa Leonardh.

Es en ese espacio de calle Rawson 1456, donde todo acontece, donde varones mujeres se vuelven a encontrar con sus cuerpos, y ponen todo de sí (en lo físico y en lo actitudinal) para vencer a la gravedad. Ya sea en la modalidad recreativa o competitiva.

Luego, la barra invita a la libre expresión del cuerpo por medio de coreografías.

4 (5).jpeg

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico