Polémica por reanudación de clases presenciales en biblioteca

En el Consejo Provincial de Educación de Santa Cruz se habría generado un cierto malestar la decisión del municipio de la localidad de 28 de Noviembre de autorizar la reanudación de clases de apoyo escolar presenciales en la biblioteca "Fray Mamerto Esquiú" que depende de la comuna.

El organismo provincial tiene programado que esa modalidad actividad educativa recién pueda retomarse a partir de agosto y de manera escalonada, dependiendo del estado epidemiológico por la pandemia del COVID 19 en todo el territorio santacruceño.

Sin embargo, el intendente de la ciudad que forma parte de la Cuenca Carbonífera, Fernando Españón, referente del partido SER (Somos Energía para Renovar Santa Cruz), emitió un Decreto por el cual autoriza el dictado de clases en la citada biblioteca, tanto de modalidad virtual, como presencial.

La noticia cobró difusión a través del portal digital La Tecla Patagonia, que reprodujo el flayer del municipio donde figura los horarios y modalidades de las clases, precisando que la polémica se centró en el caso de la asistencia de alumnos de nivel secundario, permitiéndose que acuda un máximo de tres por cada aula

El citado medio también resaltó que de esta forma, 28 de Noviembre se convierte en el único municipio de la provincia y del país en dictar clases presenciales en pleno contexto de pandemia, en tanto que las autoridades del CPE dijeron que no fueron consultadas en ningún momento.

Al respecto, El Patagónico logró tomar contacto con una de las docentes que dictan clases de apoyo escolar en la biblioteca (que pidió mantener su nombre en reserva), la cual confirmó que las clases presenciales comenzaron el martes de esta misma semana pero solo asisten alumnos mayores de 16 años.

Recordó además que en esa localidad y también en la vecina Río Turbio no hay registros de casos positivos de COVID 19 y que ella y otros docentes solo cumplían con una Resolución emitida por el intendente Españón, acotando además que en definitiva son los padres los que deciden si envían o no sus hijos a las clases de apoyo presenciales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico