Policía confesó que violó durante ocho años a su hijastra

En una llamada telefónica con su expareja, un policía confesó haber violado durante ocho años a su hijastra y amenazó con quitarse la vida. Está prófugo y es intensamente buscado.

El policía Claudio Estigarribia, de 40 años, le confesó en una llamada a su expareja que había violado a su hijastra y permanece prófugo por estas horas tras conocerse la denuncia en su contra.

En un llamado telefónico, el oficial aseguró que va a estar "preso por la aberración" que cometió y amenazó con quitarse la vida.

Los abusos fueron denunciados a comienzos de la semana pasada por la propia exesposa del oficial y madre de la víctima, de 15 años.

La adolescente le contó que su padrastro violó de ella desde que tenía siete años cuando su mamá se retiraba de la casa familiar para cumplir con sus tareas como policía en la Comisaría de Pinamar.

Mientras la exesposa realizaba la denuncia con su hija en la Comisaría de la Mujer, el oficial se rasuró la cabeza, dejó un DVD con fotos familiares y una nota para luego fugarse. Cuando llegaron los efectivos a aprehenderlo, el acusado ya se había ido.

En el audio, dado a conocer este sábado por el sitio Central de Noticias Madariaga, puede escucharse un llamado de Estigarribia a su ex pareja y madre de sus dos hijos, a quien le aseguró que "no se va a entregar" y que hizo dedo hasta que un conductor lo dejó "lejos" en una ruta.

"A 600 kilómetros de Madariaga. En Chivilcoy", le reveló a la mujer que insistió en conocer su ubicación. "Me subí asustado de que me agarrara tu padre, me agarraran todos y me cagaran a palos", se justificó Estigarribia. Y remarcó: "Me merezco eso y peor". En otro tramo de la conversación, el oficial amenazó con quitarse la vida y reiteró que estaba condenado a ir a la cárcel.

"Voy a estar 30 años preso por una pelo... por una aberración. Soy un monstruo", puede escucharse decir al policía, al tiempo que le insistió a su ex para que lo perdone y se negó a llamar a sus padres porque "va a estar preso".

Estigarribia era policía de la comisaría 4° de Cariló, en el partido de Pinamar, pero fue separado de su cargo en los últimos meses y atendía un kiosco que pertenecía a su suegro.

La causa está caratulada como "abuso sexual reiterado y quintuplamente agravado", en la que interviene el fiscal Walter Mercuri, a cargo de la Unidad Fiscal N°8 de General Madariaga.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico