Policía sobre el caso "Chano": "no quedó otra que dispararle"

Una oficial de policía declaró que "no quedó otra opción que dispararle" al cantante Santiago Moreno "Chano" Charpentier, ya que, según la uniformada había "inminente peligro de vida".

En su declaración testimonial en el caso del disparo que recibió el exlíder de Tan Biónica Santiago Moreno “Chano” Charpentie, la efectivo Vanesa Jannete Flores relató que el cantante arrinconó al oficial Facundo Nahuel Amendolara “no brindándole salida o escape”, por lo que el oficial “ante un peligro real, letal e inminente” extrajo su arma reglamentaria y “ante la cercanía y el peligro en el cual se encontraba”, efectuó “un disparo con su arma con fines disuasivos”.

Flores, perteneciente a Comisaría 2° de la localidad de Parada Robles, partido de Exaltación de la Cruz, llegó al domicilio de Chano a las 22.50 del domingo pasado junto al principal Mariano Andrés Giacco y Amendolara tras un llamado al 911.

Cuando la policía se presentó en el lugar, contó Flores, la madre del músico, Marina Charpentier, les advirtió que momentos antes su hijo “la había increpado de manera violenta utilizando un cuchillo y un palo para amedrentar contra su identidad física”, de lo cual también fue testigo el médico psiquiatra que había solicitado la derivación por el cuadro que padecía.

La policía afirmó que intentaron dialogar con Chano, pero que él les dijo: “¡Que salgan todos de acá, los voy a matar a todos! ¡No entren a mi casa!”.

Minutos después, el cantante “extrajo un cuchillo del bolsillo de la campera utilizando su mano derecha de manera descendente con una actitud de apuñalamiento hacia las personas que allí estaban”, dirigiéndose específicamente contra el subayudante Amendolara.

Así fue que, según Flores, “ante el inminente hecho sumamente violento observando el peligro de su vida y de ser alcanzado por los filos del cuchillo que poseía en su mano derecha” y sumado a la “actitud agresiva” de Chano, al policía “no le quedó otra opción de efectuar un disparo con su arma, a fin de neutralizarlo”.

Tras recibir el disparo, la testigo aseguró que Moreno Charpentier continuaba “en actitud de violencia masiva de manera eufórica, por lo que era casi imposible inmovilizarlo para que sea asistido”.

Este testimonio de Flores es similar al brindado el martes por el otro policía que estuvo en el lugar, Giacco. Él había declarado que entrevistaron ese domingo a la madre del músico y que ella les contó que, junto al psiquiatra y al paramédico que habían arribado para internarlo, “fueron víctimas de amenazas por parte del cantante, quien haciendo uso de un cuchillo los obligó a retirarse del lugar”.

El policía también dijo que le habían contado que el paciente “agredió a su progenitora con patadas” y “provocó daños al vehículo de su padrastro con un objeto contundente”, y que solicitaron ayuda policial.

Giacco recordó que ante el intento de diálogo con Chano, el cantante “entraba y salía de la vivienda vociferando amenazas de muerte para todos” y que vieron que tomó “un elemento metálico de la cocina” y que al presumir que era un cuchillo, la mayoría se retiró hasta la entrada del lote.

El policía declaró que Moreno Charpentier salió “al patio totalmente violento y fuera de sí”, que se lo trataba de calmar pero que en el momento en el que vio a su madre, el músico extrajo el cuchillo y comenzó “a perseguir a los uniformados” y a vociferar los iba a “acuchillar”.

El principal explicó que todos lograron tomar distancia menos su compañero Amendolara, sobre quien Chano se dirigió “de forma muy violenta” porque fue “cercado velozmente".

Según Giacco, el músico “no deponía su actitud, sino que aumentaba su grado de violencia” y luego tomó “velocidad” y adoptó “una posición de ataque con el cuchillo que manipulase en mano derecha direccionado inequívocamente hacia la integridad física del oficial Amendolara, haciéndolo desde arriba hacia abajo o suelo”.

Al relatar el momento del balazo, el efectivo defendió a su compañero diciendo que fue “reiterativo en la voz de alto policía”, que la de Chano con el cuchillo de cortar pan era una “real y letal agresión ilegítima” y que “ante el grado de peligrosidad de vida inmediata” Amendolara hizo “uso de su arma de fuego provista con la que efectúa un disparo”.

Ahora, la Justicia aguarda la declaración testimonial de la madre del músico y continúa reuniendo evidencia con el fin de llegar a una conclusión acerca de la legalidad o ilegalidad de la actuación del efectivo Amendolara, imputado de hecho en la causa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico