Policías de la Quinta detuvieron a Chini

Efectivos de la Seccional Quinta detuvieron ayer a Mario Chini tras un llamado telefónico a la Policía. En forma anónima, les dijeron que el prófugo de la Justicia se encontraba en el edificio 79 de las 1008 Viviendas. Cuando la Policía llegó, Chini salió corriendo hacia el barrio Las Américas, pero esta vez no pudo escapar.

Mario Rolando Sergio Chini había sido beneficiado con una salida transitoria el miércoles a las 16, pero no volvió a la Seccional Séptima de Policía donde cumplía prisión, tal como había dispuesto la juez de Ejecución, Gladys Olavarría, por lo que su pedido de captura estaba activo.

Los días pasaron y la Brigada de Investigaciones comenzó a buscarlo para ponerlo a disposición de la Justicia nuevamente, pero fueron los efectivos de la Seccional Quinta de Policía quienes lograron su recaptura ayer a las 15:30 cuando intentó huir de las 1008 hacia el barrio Las Américas.

El oficial ayudante Juan Llaipen informó que a las 15:20 se recibió un llamado telefónico por parte de una mujer que no se identificó, la que puso en conocimiento que Chini, quien poseía pedido captura, estaría en el edificio 79 en donde reside su pareja Gladys Quevedo, quien es consorte suya en más de una causa.

Llaipén, con personal a cargo, se hizo presente el edificio que habían alertado por un llamado telefónico y al llegar desde uno de los edificios gritaron: “se fue corriendo para el playón del 8”. Al parecer Chini vio venir a la Policía y escapó corriendo.

En ese momento el encargado de turno, el sargento Jorge Soto Agüero, rápidamente se dirigió a pie hacia el playón donde pudo reconocer a Chini. El prófugo comenzó a correr en dirección al barrio Las Américas, por lo que Llaipen y Agüero Soto lo corrieron junto a los agentes Alejandro Farías, Lucas Copa y el cabo primero Lucio Merelle.

El jefe de la comisaría Quinta, Juan José Ale, destacó la labor de todo el personal de la comisaría que trabajó en la detención del delincuente.

La juez de Ejecución ahora deberá analizar el mal comportamiento de Chini ante la Justicia cada vez que éste solicite salidas transitorias. Mientras tanto, el condenado volverá a prisión.

Chini cumple condena por un robo cometido el 30 de julio de 2016, por el que fue condenado el 19 de mayo del 2017 a la pena de 4 años de prisión efectiva y declaración de reincidencia, como coautor del delito de “robo agravado por el uso de arma de fuego, cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada”.

Dicha sentencia condenatoria fue impugnada ante la Cámara Penal, la cual ratificó la sentencia de primera instancia.

Fue a las 17:35, aproximadamente, cuando su pareja Gladys Quevedo ingresó a un local comercial ubicado en avenida Kennedy al 3000 y luego de consultar por diferentes prendas de vestir que se encontraban a la venta y seleccionar un par de zapatillas, el delincuente extrajo un arma de fuego y apuntó a la vendedora; fue del otro lado del mostrador, la tomó del cabello y la arrojó al suelo rompiendo a su vez una vitrina.

Por su parte Quevedo tomó la computadora que se encontraba en el mostrador y el teléfono fijo, al tiempo que Chini sacó de la caja registradora el dinero en efectivo y se llevó el celular de la vendedora. La esposa de Chini también se apoderó de las billetera de la damnificada, juegos de llaves y otros objetos de valor, tras lo cual se dieron a la fuga.

PROTECCION

Después de su condena por temor a su integridad física, Chini debía ser resguardado por la policía. Así lo ordenó el juez Mariano Nicosia luego de que se solicitara el traslado a Comodoro Rivadavia desde Trelew, donde fue apuñalado por otro interno, también de Comodoro.

Hay que recordar que Chini generó un incendio en la celda que ocupaba en la Seccional Tercera y a partir de ese incidente lo trasladaron al valle de Chubut. Este sujeto, además, es el mismo que involucró a un subcomisario y a un fiscal en una causa iniciada porque supuestamente contaba con protección policial. Todo se hizo público cuando una pareja domiciliada en un departamento de las 1008 Viviendas denunció a Chini por agresión y robo, con el propósito aparente de usurparles la propiedad.

Cuando lo denunciaron en la Seccional Quinta, el subcomisario Waldemar Ferreira no efectuó las actas correspondientes y lo dejó ir sin iniciarle causa. Ello fue denunciado por las damnificadas en Fiscalía y la causa la instruyó Héctor Iturrioz, quien dejó caer los plazos de investigación, por lo que finalmente no prosperó la causa contra el subcomisario que -como todo parecía indicar- protegía al delincuente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico