Por asociación ilícita seguirán presos cuatro imputados

Según la acusación fiscal, los imputados acordaron tácitamente asociarse para cometer ilícitos indeterminados relacionados en su mayoría con la sustracción de elementos tecnológicos en domicilios.

Los robos se registraron entre julio y noviembre de 2017. Seguirán detenidos Hugo “Paco” Torres, Rodrigo Vera, Edgar Rapimán y Luis “Betún” Bustos. Mientras, Débora Curiqueo recuperó la libertad.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva de la banda delictiva desbaratada en el mes de noviembre en Trelew se desarrolló ayer en la sala de la Cámara Penal local. Allí, el funcionario fiscal Lucas Koltsch solicitó la ampliación del plazo de investigación y la mantención de las medidas que venían cumpliendo los acusados.

Expuso ampliamente sobre la necesidad de culminar con pericias técnicas imprescindibles para determinar el protagonismo de cada uno de los involucrados en los múltiples delitos contra la propiedad. Ello demandará un tiempo prolongado teniendo en cuenta que el primer ilícito se registró el 3 de julio del año pasado.

El acusador público recordó que la formalización de la causa se celebró el 22 de noviembre del mismo año. Sostuvo que los imputados Hugo Torres, Rodrigo Vera, Débora Curiqueo -pareja del último mencionado-, Edgar Rapimán y Luis Bustos acordaron tácitamente asociarse para cometer ilícitos indeterminados relacionados en su mayoría con la sustracción de elementos tecnológicos en domicilios.

HACIAN INTELIGENCIA

Según las denuncias en su contra, la banda robaba televisores, equipos de sonido, tablet, telefonía celular y computadoras. Los integrantes de la banda realizaron una pluralidad y diversidad de maniobras delictivas según las exigencias del caso.

Esa finalidad era compartida y conocida por todos los nombrados, teniendo como único y firme propósito obtener un rédito como beneficio patrimonial para los integrantes del grupo. Los acusados hacían inteligencia en viviendas para constatar la ausencia de moradores, ingresaban y se apoderaban de electrodomésticos.

Por su parte, la única mujer de la banda hacía en algunos casos de soporte al resto, utilizaba un handy con frecuencia policial y transmitía los movimientos del personal de la fuerza. También tenía un rol activo en la colocación de los elementos malhabidos a eventuales clientes con la utilización de redes sociales.

El representante fiscal resaltó que en una escucha telefónica Rapimán hablaba con su hermano Jonathan, detenido en dependencia policial, donde se lo hacía partícipe del robo de 12 mil pesos y se le prometía la provisión de droga.

Koltsch consideró que las solicitudes para mantener la prisión preventiva son necesarias, razonables y proporcionales, ya que “existe peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación”.

La juez penal Mirta Moreno decidió hacer lugar a las argumentaciones brindadas por el Ministerio Público Fiscal y dispuso la ampliación del plazo de investigación por el término de dos meses. También mantuvo la prisión preventiva para Vera, Rapimán, Torres y Bustos por otros 30 días. En tanto, Curiqueo fue beneficiada con presentaciones semanales en la oficina de ejecución de la Fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico