Por “cajonear” las actas, Fiscalía pide dos años de prisión para Donnet y Parada

En la mañana de ayer, en la Sala de audiencias del Juzgado Correccional (Monseñor D’Andrea y Portugal) se efectuaron los alegatos en la causa "Ley Seca-Donnet, Parada".

El Ministerio Fiscal le imputó a Miguel Donnet y a Alberto Parada el delito de «violación de medios de prueba», previsto en el artículo 255 del Código Penal. La imputación conlleva el pedido de dos años de prisión e inhabilitación profesional.
El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la abogada Mercedes Torres Fernández, mientras la defensa de los imputados la ejerció Dante Corchuelo Blasco. El acto fue presidido por el juez Penal Jorge Carlos Pellegrini.
La historia del «cajoneo» de actas se inicia tras la entrada en vigencia de la ordenanza conocida como «Ley Seca», que prohibía el consumo de alcohol en locales bailables.
La medida originó un amparo por parte de dos locales que sí podían expender bebidas.
En su alegato, la fiscal afirmó que «los propietarios de los locales mantenían reuniones con diversos funcionarios municipales el fin de semana anterior a la noche de librar las actas».
Según su alegato, «en una reunión en el despacho del secretario de Gobierno de entonces, el Dr. Donnet, se produjo la autorización verbal del Secretario para expedir bebidas alcohólicas».
Ese fin de semana los inspectores salieron a constatar si se cumplía con la Ordenanza. En consecuencia, las actas labradas a Géminis Disco, La Tangoteca y Hallowen -por vender alcohol- fueron firmadas en disconformidad por los propietarios de los locales, por haber sido autorizados verbalmente por Donnet.
La Fiscalía describió que los propietarios de locales concurrieron el lunes al municipio por lo sucedido el fin de semana. Allí fueron atendidos por Donnet y Parada a puertas cerradas, quienes manifestaron que «con las actas no pasaría nada».
Además se mencionó que la Sra. Casanova -»cuñada de Parada y responsable de Habilitaciones»- desconocía la existencia de las multas. Pero al aparecer las actas, tras la denuncia de la juez de Faltas, Ana Cúpari, Casanova eleva una nota a Donnet.
«El secretario de Gobierno contesta que él tenía conocimiento de la retención de las mismas y que se aguardaba una decisión judicial respecto de los demás locales bailables».
Para la fiscal, «quedó demostrado que existió vinculación directa con el Area de Habilitaciones».
«¿Quién más podría estar interesado en retener u ocultar las actas, si fueron ellos -por Donnet y Parada- los que prometieron a los propietarios que «no pasaba nada»?.
Por todo lo expuesto, la fiscal Torres Fernández solicitó la pena de dos años de prisión e inhabilitación especial por igual tiempo para los imputados.

UNA CUESTION POLITICA
Por su parte, la Defensa ejercida por Corchuelo Blasco planteó incidentes de nulidad en la etapa de instrucción. Además adujo que no se ha probado que los hechos estén acreditados, ni que Donnet y Parada tuvieran las actas en sus manos.
También cuestionó el marco ético con que Fiscalía orientó solamente a dos personas la línea de investigación en la vía jerárquica municipal.
«No se puede escindir el tema político del tema judicial», dijo el abogado, argumentado que los hechos tuvieron relación con «por un lado, la cuestión de los bolicheros y los parroquianos, y por otro, la tozuda y obstinada posición de (Raúl) Simoncini».
Como la denuncia se produce a raíz de un sobre anónimo que aparece en el escritorio del concejal Carlos Vargas, Corchuelo sostiene que «la derrota política de la UCR en las elecciones la pagaron mis defendidos» y que «no hay un hecho probado que permita dictar una condena para ellos».
El juez Pellegrini cerró la audiencia fijando fecha para el martes al mediodía para la lectura de la sentencia.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico