Por pirotecnia, hubo chicos lastimados y quema de pastizales

Al menos cinco chicos heridos por manipulación de pirotecnia, algunas corridas de bomberos por quema de pastos y arbustos en terrenos descampados, además del «tradicional» enfrentamiento de patotas en un barrio periférico, fueron los hechos negativos del primer día del nuevo año en esta ciudad.

Caleta Olivia (Agencia)
Por el contrario, como ocurrió en Navidad, no se produjeron accidentes de tránsito de magnitud y en gran parte ello se debió a los operativos de prevención que en forma conjunta volvieron a poner en vigencia la Municipalidad, Defensa Civil, Policía Provincial, Bomberos de Policía y Prefectura Naval, sobre todo en las primeras horas de la jornada.
 
MENORES LASTIMADOS
La mayoría de los chicos lastimados por fuegos de artificio fueron atendidos en la guardia del Hospital Zonal, donde como es habitual no se suministra información oficial alguna, pero Diario Patagónico pudo constatar al menos los casos de dos menores.
Uno de ellos, de aproximadamente 10 años, presentaba una lesión en su ojo izquierdo y el padre comentó que el chico no estaba jugando con pirotecnia sino que recibió el impacto de una cañita voladora mal manipulada por uno de sus amiguitos.
El otro caso observado por nuestros cronistas corresponde a un niño de unos 12 años, quien presentaba llagas en su mano izquierda. Su padre contó que «estuvo toda la noche arrojando cohetes y no le pasó nada y recién ahora (poco antes de las 11) le explotó un petardo en la mano».

FUEGO EN DESCAMPADOS
El personal de guardia de las Unidades Quinta y Decimosexta de Bomberos tuvo su primera salida a los 5 minutos de recibirse 2008, en medio de un impresionante estallido de fuegos de artificio sobre la ciudad.
La emergencia se detectó en el faldeo de un promontorio paralelo al tramo de ascenso de la avenida Güemes, donde el viento aceleraba la quema de una amplia franja de pastos secos y arbustos.
A pesar de que lograron controlar las llamas, igualmente tuvieron que retornar en otras dos ocasiones hacia la misma zona. También acudieron a sofocar otro foco ígneo similar que se registró en zona de Cañadón Seco.

NO PIERDEN LA COSTUMBRE
A eso de las 8:30 de la mañana, mientras el operativo de prevención se realizaba en calles céntricas y también en la costanera, «invitándose» a algunos conductores pasados de copas a retornar a sus domicilios antes de que se les ocurriera realizar alguna picada, en el barrio 17 de Octubre se producía un enfrentamiento de patotas.
Los protagonistas, en su mayoría menores de edad, son «los de arriba» y «los de abajo», en clara alusión a los sectores del mismo barrio en que residen.
El particular estilo para recibir el año fue un intercambio de insultos, piedras y golpes de puño, aunque cuando llegaron los patrulleros de la Seccional Tercera, desparecieron como fuegos de artificio. No obstante, en esa dependencia quedó asentada la denuncia de un vecino por la rotura de vidrios de una ventana.
También se acusaron otros incidentes menores y se demoró a varios contraventores en algunas comisarías, pero en definitiva las autoridades policiales coincidieron en señalar que 2008 había comenzado con relativa tranquilidad, aunque se mantenían en vigilia hasta avanzada la noche.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico