¿Por qué EEUU quiere ver a Julian Assange preso?

En 2010, Julian Assange publicó un video brutal. Sería el primer paso de una enorme filtración de documentos clasificados que revelaron oscuros secretos.

En 2010, Wikileaks, la organización mediática sin fines de lucro creada en 2006 por Julian Assange, saltó a la fama mundial con la publicación de decenas de miles de documentos secretos. Eran toneladas de documentos clasificados de Estados Unidos y videos sobre las guerras en Afganistán e Irak, y cables confidenciales que salían de las embajadas de EE.UU. en todo el mundo.

Los documentos daban prueba de las matanzas de civiles y periodistas y del abuso de prisioneros por parte de Estados Unidos y otros países, así también como por parte de contratistas privados. Además revelaban las identidades de la gente que trabajaba con las fuerzas de la coalición liderada por EE.UU en Irak y Afganistán, poniendo --según Washington-- sus vidas en peligro.

Pero la primera gota de una cascada de información incómoda y brutal, fue la publicación de un video bajo el nombre de "Asesinato Colateral". Ese video fue el primer golpe de impacto de WikiLeaks, en abril de 2010.

En el video se ve cómo soldados estadounidenses le disparan desde un helicóptero a un grupo de personas, civiles, entre ellos dos periodistas de la agencia Reuters en Bagdad. El ataque ocurrió en 2007 y había sido negado por Washington. Los pilotos estadounidenses deciden atacar pese a que saben que hay civiles.

El video fue entregado a Assange por el entonces cabo y analista de inteligencia del ejército de EE.UU, llamado Bradley Manning. El oficial luego fue condenado a 35 años de prisión. Tras su detención se cambió de sexo y se convirtió en Chelsea Manning. Manning trabajaba en Irak, con una base de datos del Pentágono.

Horrorizado por lo que estaba pasando en Irak, Manning decidió que el mundo debía enterarse de los abusos que estaban cometiendo las fuerzas armadas estadounidenses desplegadas allí. Después de ese primer video, Manning filtró una serie de documentos de acciones de guerra no sólo en Irak, sino también en Afganistán, siempre mostrando los abusos de las fuerzas armadas estadounidenses. Wikileaks fue el canal que se encargó de difundir la información.

El mismo mes que se difundió el video de "Daños Colaterales", la plataforma divulgó los "Diarios de la Guerra de Afganistán", un conjunto de 92.000 documentos secretos filtrados del Pentágono, que contenían reportes de víctimas civiles provocadas por soldados norteamericanos y de países aliados, fuego amigo y conexiones entre los talibanes y los servicios de inteligencia. Para maximizar la difusión de esos documentos hasta entonces inéditos, Wikileaks se asoció con los diarios The New York Times y The Guardian, y con la revista Der Spiegel.

En octubre de 2010, la plataforma dio otro batacazo al publicar los "Irak War Logs": casi 400.000 reportes militares secretos -también filtrados del Pentágono- sobre la guerra de Irak, que revelaron entre otras cosas el uso de la tortura como una práctica común entre los militares norteamericanos.

Considerada como la mayor filtración de documentos estadounidenses de la historia, esa colección de registros reveló que el 66 por ciento de los más de 109.000 asesinatos en Irak fueron civiles, y que las fuerzas norteamericanas asesinaron a más de 3.700 soldados de países "amigos".

Los documentos sobre Irak mostraron además que las autoridades militares de EE.UU. habían emitido órdenes expresas para cometer crímenes, y que estaban al tanto de las violaciones a las leyes internacionales que cometían sus soldados, de las torturas que implementaban y de la participación de Irán en el conflicto.

Al igual que con la filtración previa, los "Irak War Logs" se realizó junto con The Guardian, The New York Times y Der Spiegel, además de Le Monde, El País, Al Jazeera y el Bureau of Investigative Journalism. Con el correr del tiempo se conoció que muchos de los documentos de esas dos filtraciones habían sido extraídos del Pentágono por Chelsea Manning.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico