¿Por qué el Covid prolongado aumenta el riesgo de diagnósticos psiquiátricos?

Científicos de la Universidad Estatal de Oregón encontraron que los pacientes que padecieron coronavirus tenían un 25% más de riesgo de desarrollar un trastorno psiquiátrico en los cuatro meses posteriores a la infección.

A más de dos años de iniciada la pandemia por coronavirus, se siguen acumulando estudios científicos de la enfermedad originada en diciembre de 2019 en Wuhan, China. Los mismos no son solamente sobre nuevas variantes o subvariantes del patógeno, sino también de las consecuencias a largo plazo de la enfermedad en el organismo.

Un estudio reciente de la Universidad Estatal de Oregón encontró que los pacientes que padecieron coronavirus tenían un riesgo aproximadamente un 25 % mayor de desarrollar un trastorno psiquiátrico en los cuatro meses posteriores a la infección, en comparación con las personas que tenían otros tipos de infecciones del tracto respiratorio.

Los hallazgos respaldan investigaciones previas sobre trastornos psiquiátricos entre pacientes post-COVID, aunque el estudio actual encontró un efecto menor que los estudios anteriores, dijo la coautora Lauren Chan, estudiante de doctorado en Nutrición en la Facultad de Salud Pública y Ciencias Humanas de la Universidad de Oregon.

Para el estudio actual, publicado en la revista World Psychiatry , los investigadores utilizaron datos de National COVID Cohort Collaborative (N3C) para estudiar a 46.610 personas positivas con COVID-19 con pacientes de control a quienes se les diagnosticó una infección del tracto respiratorio diferente para poder comparar cómo afecta específicamente el coronavirus a la salud mental de los pacientes.

Los expertos notaron la tasa de diagnósticos psiquiátricos durante dos períodos de tiempo, de 21 a 120 días después del diagnóstico de COVID de los pacientes y de 120 a 365 días después del diagnóstico, limitado a pacientes sin enfermedad mental previa. Los investigadores encontraron tenían una tasa del 3,8 % de desarrollar un trastorno psiquiátrico en comparación con el 3,0 % de otras infecciones del tracto respiratorio. La diferencia del 0,8 % equivale a un aumento del riesgo relativo de aproximadamente el 25 %.

Luego analizaron específicamente los trastornos de ansiedad y los trastornos del estado de ánimo y encontraron un aumento menor pero significativo en el riesgo de trastornos de ansiedad y ningún cambio en el riesgo de trastornos del estado de ánimo. El gran tamaño de la muestra y el hecho de que esta cohorte de datos se extrae de todo EEUU les dio a los investigadores una ventana única a los efectos secundarios posteriores a la COVID, explicó Chan.

Y agregó: “Los resultados hablan de la necesidad de que tanto los pacientes como los proveedores de atención médica sean más proactivos cuando se trata de abordar los problemas de salud mental después de la infección por coronavirus. Para las personas que han tenido COVID, si sienten ansiedad, si están viendo algunos cambios en la forma en que van por la vida desde un punto de vista psiquiátrico, es totalmente apropiado que busquen ayuda. Y si usted es un proveedor de atención, debe ser proactivo y comenzar a detectar esas afecciones psiquiátricas y luego hacer un seguimiento de esos pacientes”.

Cuando los pacientes salen del consultorio de un médico, a veces la atención se detiene allí, pero Chan recomendó que los proveedores consideren llamar en dos semanas para un control: “Ciertamente podría haber personas que están luchando con cosas nuevas como esta, y necesitan ese apoyo adicional o un impulso para buscar ayuda. No quiero decir que todas las personas que contraen COVID van a tener este tipo de problema, pero si empiezas a preocuparte por ti mismo o por un miembro de tu familia, no es extraño. Definitivamente deberías buscar atención para ti o para los que te rodean”.

Y analizó: “En el contexto más amplio de COVID y la atención médica en los EEUU, cualquier aumento en la cantidad de personas que buscan atención, especialmente atención psiquiátrica, agregará más tensión a un sistema que ya está al máximo de su capacidad”.

“Ya tuvimos dificultades para tratar de identificar a un profesional con quien trabajar, y vamos a seguir teniendo dificultades para brindarles a las personas la atención que necesitan. Si vemos este tipo de aumento en las condiciones psiquiátricas posteriores a la COVID, y las personas las reconocen y tratan de buscar atención, eso genera cierta preocupación”, completó.

El autor principal del estudio, Ben Coleman, del Laboratorio Jackson de Medicina Genómica, ya está trabajando en un artículo de seguimiento que busca evaluar la asociación entre los síntomas de COVID prolongado y la enfermedad mental de nueva aparición, publicó Infobae.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico