¿Por qué el que mata al volante no va preso?

La polémica se inició luego de conocerse que Brian Smith, quien en estado de ebriedad embistió y mató con su vehículo a Sergio Faúndez que se movilizaba en su moto, permanecerá en libertad hasta el que termine el plazo de investigación porque “no posee antecedentes penales”.

La encuesta que realizó ayer Elpatagónico.net “¿Estás de acuerdo con la liberación por falta de antecedentes?” demostró un resultado contundente por el No (489) con la medida y una minoría optó por el Sí (49).

Hasta ahora, las víctimas fatales en accidentes de tránsito parecen no encontrar justicia, por la misma letra de la ley o por la manera en que algunos jueces la interpretan. Lo cierto es que en Argentina esas muertes se multiplican pero nadie paga por ellas.

El miércoles pasado a la madrugada, Sergio Faúndez perdió la vida al ser embestido por un conductor en estado de ebriedad. Brian Smith, con una Fiat Strada impactó la moto de la víctima, causándole la muerte inmediata. Sin embargo Smith recuperó ayer la libertad tras ser imputado por homicidio culposo.

A pedido de la Fiscalía no podrá acercarse a los testigos presenciales y para demostrar que no se fugará tendrá que presentarse a estampar su firma todas las semanas, durante tres meses. Pero podrá seguir conduciendo.

Smith es asistido por el abogado particular, Leopoldo Puricelli, quien confirmó a Patagonico.net que el fiscal de la causa “pidió un plazo de investigación de seis meses y no se solicitó prisión preventiva porque el acusado no posee antecedentes penales”.

Claudio Mazaira, abogado penalista, representante legal de la Asociación Madres del Dolor explicó por qué el delito culposo no prevé el arresto.

“En principio, un delito culposo significa que el imputado no tuvo intención de cometerlo, y sucedió o lo hizo por imprudencia o negligencia, con lo cual, la pena de por sí es más baja que en los delitos hechos ex profeso, es decir, a sabiendas o queriendo el resultado” argumentó.

En el caso del delito de homicidio culposo está previsto por el art. 84 del Código Penal, y en su forma agravada, por el uso de un automotor o por pluralidad de víctimas; tiene agravada su pena mínima a dos años de prisión, manteniendo como máximo la pena de cinco años de prisión, en ambos casos (simple o agravado por el uso de automotor).

Como consecuencia de ello, resulta imposible ordenar la detención, ya que el Código Procesal establece ciertas pautas mínimas en cuanto a pena, para que proceda la detención, y el rango que tiene este delito no entra dentro de ellas.

Además, es un delito que, por su máximo de pena previsto, no supera el monto que se requiere para poder denegar la excarcelación, con lo cual pasa a ser excarcelable, es decir que puede obtener la libertad.

Lo que sucede generalmente, y tal como ha sido en este caso, es que se lo demora para la extracción sanguínea, para certificar su domicilio, y luego se lo libera pero sin que se lo haya detenido, tan sólo demorado.

Algunas veces, cuando la situación enardece a la sociedad, se lo deja "detenido" unos pocos días, hasta que la noticia se desvanece y luego se libera al imputado.

Con respecto al delito de homicidio culposo, la atenuación en cuanto a la pena se da por las circunstancias que rodean al hecho, es decir, si luego de acaecido el mismo, el imputado intenta ayudar a la víctima, pide ayuda, no entorpece la investigación y se ajusta a derecho, etc.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico