Por reparaciones, deciden la evacuación del edificio deteriorado en barrio 2 de Abril

El Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda dispuso finalmente una evacua-ción programada de uno de los edificios del barrio 2 de Abril de Caleta Olivia para reparar las fallas estructurales. La empresa que ejecute las obras se hará cargo del alquiler temporario de las 16 familias residentes, pero las mismas quieren irse de allí definitivamente.

Caleta Olivia (Agencia)
El edificio de referencias, al que se accede por las escaleras 24 y 25, había sido evacuado de emergencia por los bomberos el pasado miércoles 16 de enero, luego de una peligrosa caída de mampostería y alarmante abertura de las junta de dilatación.  Al día siguiente las vecinos concurrieron a las oficinas locales del IDUV protestando porque les habían cortado el gas y se pretendía que ellos se hicieran cargo de la revisión previa a la reconexión. 
Además, exigieron y lograron contactarse telefónicamente con uno de los integrantes del directorio de ese organismo provincial, Pablo Fernández, a quien también le advirtieron que estaban dispuestos a usurpar nuevas construidas en otro barrio, el Rotary 23.

LAS PROPUESTAS
Finalmente ayer a mediodía, conforme al compromiso acordado el jueves, Fernández recibió a representantes de las 16 familias que viven en ese monoblock, en la sede local del IDUV.
El funcionario les hizo saber que profesionales dependientes de la Universidad Tecnológica Nacional (inicialmente los vecinos habían entendido que serían de la UNPA) se ocuparían de realizar un minucioso estudio de la estructura del edificio de paredes agrietadas para luego aconsejar las obras que deberán ejecutarse.
Posteriormente, una empresa contratada por el IDUV se encargará no sólo de los trabajos sino que además se ocupará de buscar alquiler de otra vivienda para las 16 familias que estarán fuera de sus departamentos durante por lo menos seis meses.

NO SATISFACEN
De hecho, los vecinos dejaron sentado en el acta labrada en esas oficinas que rechazaban las propuestas del IDUV porque entendían que el edificio tiene tantas fallas que saldría más barato demolerlo antes que someterlo a refacciones.
Por ello entendían que debía otorgárseles una nueva vivienda, aunque la misma no sea de los grupos que se están construyendo en el barrio Rotary 23, aunque el tema vinculado a la advertencia de usurpación no fue abordado durante la reunión de la víspera.
Finalmente se acordó un nuevo encuentro para el próximo lunes, ocasión en que se definirá cuando habrá que desalojar el edificio, algo que podría ocurrir la semana próxima.

VAN A LA CAPITAL
Como los dichos de Fernández no les resultaron convincentes, las familias afectadas decidieron luego elegir a dos representantes para viajar esta misma semana a Río Gallegos y presentar el problema a las máximas autoridades provinciales que estén de turno en esta época de masivas vacaciones de funcionarios.
Los voceros dijeron a Diario Patagónico que llevarán consigo no solo filmaciones y recortes de notas publicadas por medios periodísticos en los últimos días, sino también notas cursadas durante muchos años donde se exigían reparaciones del inmueble.
Una vecina comentó que al IDUV no quiere entregarles nuevas viviendas porque ello puede generar una escalada de similares reclamos por parte de otras familias que residen en el mismo barrio de monoblock.
“Nosotros nos preocupamos por lo nuestro ya que nuestra situación es muy delicada. Ya no podemos vivir en nuestros departamentos porque en cualquier momento se desmoronan y nadie garantiza que las obras que se hagan sean seguras”, expresó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico