Por una pérdida de gas suspendieron las actividades en la Escuela 221 de Km 8

El penetrante olor a gas determinó que los directivos del establecimiento educativo de Kilómetro 8 suspendieran las actividades para ambos turnos. El sistema de calefacción del edificio ha registrado problemas durante gran parte del año. Trabajan para determinar en qué lugar se originó la pérdida de gas. Cuestionan que las obras comprometidas por el Gobierno provincial nunca se realizaron y que el establecimiento no estaría en condiciones para volver al ciclo lectivo si los docentes levantan las medidas de fuerza.

El edificio que alberga a las escuelas 221 y 755 de Standard Norte suspendió sus actividades el martes debido a la rotura de un caño de gas. El fuerte olor generó preocupación en sus directivos y comunicaron que el establecimiento mantendrá sus puertas cerradas hasta que se solucione el problema.

En diálogo con El Patagónico, Alejandra Soto, delegada de la Escuela 221, sostuvo que los directivos nos dieron mayores detalles sobre la situación, pero que tratarán de encontrar una solución teniendo en cuenta que será imposible volver a las aulas en estas condiciones.

“La escuela ya viene con problemas. Nos pasó en el primer cuatrimestre que se suspendieron las actividades durante unos días por una pérdida de gas en la cocina. Por suerte no pasó a mayores. Si bien hoy estamos en medidas de fuerzas tuvimos un largo periodo de suspensión de actividades debido a la falta de calefacción en las escuelas, entre otras cosas”, subrayó.

Debido a los problemas edilicios, la comunidad educativa realizó diferentes actividades para visibilizar sus reclamos. “Hemos realizado abrazos solidarios, se convocó a los padres y a concejales para ver si podían ayudar. Se realizó una nómina de escuelas que priorizaba la atención para poder solucionar los problemas pero nosotros decimos que todas las escuelas son primordiales. Lo que tiene para arreglar cada una, es importante para su funcionamiento”, detalló Soto.

“EN ESTAS CONDICIONES NO PODEMOS VOLVER”

Soto aseveró que el Gobierno provincial nunca brindó una respuesta concreta a sus reclamos por lo que los problemas continúan en el edificio. “Lo último que supimos en contacto con los directivos es que se presentó gente de Obras Públicas, que estaban a cargo del arreglo de la calefacción, y los problemas estaban solucionados. Días después, el directivo de la (Escuela) 755 informó que la calefacción no estaba funcionando y que una serie de reclamos no fueron cubiertos. Es más hasta el día de hoy sigue en la misma situación. Ahora se complica un poco más con la perdida de gas que realmente no sabemos en qué sector fue”, cuestionó.

En este sentido, la delegada de la Escuela 221 manifestó que si los docentes decidieran levantar las medidas de fuerza no podrían volver a las aulas debido al estado del establecimiento.

“Esto es lo que también hacemos ver a la sociedad cuando comentamos el pliego de reclamos que tenemos. Nuestro reclamo no pasa solamente por lo salarial, que es fundamental e importante, sino también la parte edilicia. Esto es fundamental porque más allá que se levante la medida, las clases se verían igualmente afectadas porque las escuelas no están en condiciones. Así como pasa acá, pasa en otros lugares donde no se han llevado las soluciones que corresponden”, afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico