Presentan denuncia contra Shell por graves daños ambientales

Medio millar de damnificados por un derrame de petróleo de un buque de la empresa Shell, que afectó las costas de la localidad bonaerense de Magdalena, reclamarán respuestas públicas al desastre ambiental ocurrido en 1999 y exigirán a la empresa el pago de los daños ocasionados.

Buenos Aires (Télam)
Los habitantes de Magdalena presentarán mañana a las 11:30 un petitorio a la empresa, en Diagonal Norte y Maipú, informaron voceros de los damnificados.
«Planteamos que la empresa Shell actuó con negligencia una vez ocurrido el derrame» de petróleo, dijo el abogado Carlos Jarret.
Las costas de Magdalena sufrieron la contaminación con hidrocarburos cuando el 15 de enero de 1999, el Sea Paraná, de la compañía alemana Schifffahrts Gesellschaft, embistió al cisterna de Shell Estrella Pampeana, que se dirigía al Puerto de Dock Sud procedente de Caleta Olivia, con 30 mil toneladas de petróleo.
Unos 500 reclamantes presentaron «decenas de juicios porque, una vez ocurrido el derrame, el petróleo no fue bien tratado para que no se contaminara la costa de Magdalena», una localidad habitada en aquel entonces por unas 10 mil personas, dedicada al turismo de fin de semana.
Se trató del «mayor derrame de petróleo en agua dulce producido en el mundo», afirmó el abogado, quien refirió que el petitorio plantea el pago de «los perjuicios que han ocasionado a la comunidad, por daños físcos, secuelas ambientales, demandas laborales y pérdida de valor en las propiedades».
Según Jarret, la empresa «actuó con negligencia porque especuló con que el viento dispersara el derrame río afuera, pero cambió de dirección y la marejada hizo que el petróleo se depositara en la costa».
«Cuando el petróleo choca con la costa de Magdalena, Shell procedió con desidia al producir el rescate del hidrocarburo, tercerizando la tarea de recolección, que terminó siendo realizada por gente en shorts y zapatillas, con las consiguientes consecuencias» para su salud, explicó el abogado.
Los demandantes sostienen que «la empresa Shell logró paralizar el proceso por más de seis años».
«La Justicia exige que para hacer las pericias de la salud presentemos una fianza de alrededor de 15.000 pesos y nos negó las medidas cautelares para que se anote este juicio en la Inspeccion general de Personas Jurídicas y traben embargo sobre una de las cien propiedades de la Shell», dice un comunicado firmado por la docente Liliana Gandulfo y el comerciante José Luis Bincaz.
En ocasión del desastre, la empresa sostuvo, a través de su directivo Jorge Brea, que el accidente era responsabilidad del buque Sea Paraná y los resarcimientos económicos que correspondan, «más allá de quien quiera iniciar acciones legales contra Shell, serán responsabilidad de la empresa alemana» propietaria del carguero.
Brea deslindó cargos sobre daños ambientales y dio por cumplidas las tareas de limpieza del petróleo y afirmó que «esa tormenta, acompañada de un oleaje superior a los 2 metros de altura, llevó el crudo remanente a recostarse sobre la costa sur de Magdalena, desde donde se lo fue chupando».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico