Preso provocó un incendio en la alcaldía de Comodoro Rivadavia
Se trata de Jonathan Awad Mustafá (25) quien fue condenado 11 años de prisión por un homicidio en 2014. Mustafá asesinó de un tiro en el pecho a Ezequiel Figueroa en la línea 1 del transporte público. Fue derivado al Hospital Regional con principio de asfixia, luego de provocar el siniestro esta madrugada.

Todo sucedió a las 2 de la madrugada de este lunes en una celda del Pabellón N°4 de la Alcaidía local, según confirmaron a El Patagónico fuentes policiales.

Por causas que se intentan establecer Jonathan Awad Mustafá de 25 años, quien se encuentra cumpliendo una condena por un asesinato en el año 2014, prendió fuego varias prendas de vestir.

Mustafá fue trasladado al Hospital Regional con principio de asfixia y se le realizaron las primeras curaciones. Luego regresó a la alcaidía.

EL HOMICIDIO DE EZEQUIEL FIGUEROA

Según la acusación de la Fiscalía, el lunes 31 de marzo de 2014, sobre las 19:30, Awad Mustafá vio que Ezequiel Figueroa también viajaba a bordo del interno 113 de la línea 1 del transporte público y le pegó un tiro en el pecho en medio del pasillo de la unidad en la que viajaban unos catorce pasajeros. De milagro no mató a otra persona.

Awad, quien fue entregado a la Justicia por su padre, había quedado grabado en el video del sistema de seguridad del colectivo.

Figueroa había subido al micro en la parada de Chaco y Alvear del barrio Pietrobelli acompañado de dos amigos. Cuando se dirigieron al fondo del colectivo se encontraron con Awad, alias "Goma", y con un tal "Gordo" Vargas. Según los testimonios, el de contextura más grande fue el que empuñó un revólver plateado y le disparó a Figueroa en el pecho.

La víctima, malherida, se dirigió hasta el chofer del colectivo y le pidió que le abriera la puerta para bajar. Pero por detrás, el atacante siguió a la víctima y continuó disparándole. Primero arriba del colectivo y luego abajo. Le erró aparentemente en dos oportunidades. Pero el disparo que había recibido Figueroa en el pecho fue el que terminó con su vida. Cayó tendido en la calle y murió allí, a metros de la parada de Chaco y Alvear.

El atacante, después de la agresión, guardó el revólver en una mochila negra similar a la que el padre del sospechoso entregó en la Seccional Segunda, donde el presunto autor se presentó de manera espontánea.