Presos intentaron tomar de rehén a un policía

Los presos David Arredondo, Cristian Lagoitía y Luis Bengolea protagonizaron una revuelta en las celdas de la Seccional Segunda.

De acuerdo a la información a la que accedió Diario Patagónico, el peligroso asaltante David Arredondo tomó del cuello a un policía y lo amenazó con un punzón. Ello ocurrió el lunes y en la refriega resultaron lesionados dos policías, además del delincuente citado y otros dos condenados: Cristian Lagoitía y Luis Bengolea.

Al otro día, Lagoitía escapó esposado por la calle Viamonte y al cruzar la avenida Rivadavia, se cayó  y fue recapturado.

Arredondo, condenado por un violento asalto a un comerciante de la avenida Rivadavia y recapturado luego de fugarse el 12 de setiembre de la comisaría Mosconi, el lunes al mediodía intentó tomar de rehén a un policía de la Seccional Segunda.

Según supo Diario Patagónico por fuentes consultadas -las autoridades policiales no informaron en su momento de lo ocurrido-, el policía fue tomado del cuello e introducido a la celda para ser amenazado con un “punzón”.

En el sector de celdas, además de Arredondo se encontraba Luis Ricardo Bengolea, acusado de matar a puñaladas a Miguel Gallardo (23) el 4 de mayo último en una vivienda del barrio San Cayetano.

Según la Policía, Bengolea está bajo tratamiento psicológico y no recibiría en estos momentos la asistencia médica necesaria.

Ante el pedido de auxilio del policía que vio en peligro su vida en la celda, se generó una batahola en la que -según la Policía- hubo lesionados de ambas partes. En la refriega también habría participado Cristian Lagoitía, otro preso molesto al no poder salir tras la revocatoria de las salidas transitorias de las que gozaba. Se trata del detenido que la semana pasada no regresó a la comisaría tras una salida transitoria y fue entregado luego por su padre.

En el rescate del compañero, dos policías resultaron lesionados y fueron amenazados por los delincuentes que también recibieron lo suyo. Por el hecho se iniciaron actuaciones policiales.

UN CABEZAZO Y A CORRER

El martes, un día después de la refriega y ante la visita de una funcionaria judicial, se solicitó la asistencia médica para Bengolea. Al descender del patrullero cuando volvía del Hospital Regional a la comisaría, le pegó un cabezazo a un policía y salió corriendo.

Con las manos esposadas atrás, corrió por la Viamonte y cruzó la avenida Rivadavia a las 16:50. Pero su alocada carrera concluyó cuando iba rumbo a Ameghino y en plena bajada tropezó y estrelló su cuerpo contra un vehículo. La Policía le inició actuaciones policiales por lesiones y atentado a la autoridad, además de amenazas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico