Preventiva para los dos imputados por el crimen de Castro

Esta semana, el juez de Instrucción de Caleta Olivia, Gabriel Contreras procesó con prisión preventiva a Moira Tamara Haro (34) y a Héctor Jonathan Martín Cortés (35), imputados por un brutal asesinato de Juan Carlos Castro (42) que conmocionó a la ciudad de Caleta Olivia.

El titular del Juzgado de Instrucción N°2 les imputó a Moira Haro y a Héctor Cortés el delito de “homicidio doblemente agravado por enseñamiento en criminis causa en concurso real con robo simple y en calidad de coautores”.

En consecuencia, esta semana se ordenó el procesamiento de ambos y les dictó la prisión preventiva, trabándoles embargo sobre sus bienes hasta cubrir la cantidad de 300 mil pesos de manera individual.

Por otra parte, se supo que continúan las investigaciones para establecer si hubo otras personas involucradas en el brutal asesinado, en tanto avanza la sustanciación de la causa para llevar a juicio a Haro y Cortés que, en el caso de ser hallados culpables, de acuerdo al Código Penal, podría caberles la pena de prisión perpetua.

EL CRIMEN

El trabajador de una empresa de vigilancia había desaparecido en la madrugada del jueves 25 de julio, luego de retirarse de un club nocturno y su cuerpo fue hallado cuatro días después enterrado en un descampado cercano a la costa atlántica, inmediatamente al sur del puerto Caleta Paula.

A su auto lo encontraron abandonado el sábado 27 en la zona de chacras con indicios de un intento de quema y las investigaciones apuntaron inicialmente a una mujer con la que se había retirado del local “Mi China”, la cual resultó ser Mora Haro, una empleada municipal de la Supervisión de Tránsito.

La policía comprobó que, por registros de varias cámaras de video públicas y privadas, ella había estado conduciendo el auto de Castro, un Renault Clío, incluso hasta el día siguiente de la desaparición de la víctima.

Ya había sido identificada por familiares de Castro que también lo acompañaron cuando se fue del local hasta que los dejó en su domicilio para luego continuar viaje con ella.

Inicialmente Haro dijo a las autoridades policiales que Castro la dejó en su casa y no supo nada más de él, por lo cual todo se circunscribía a un caso de desaparición de personas.

Pero cuando ya entraba la noche del lunes 29 de agosto, los rastrillajes permitieron detectar un montículo de tierra removida en un descampado cercano a la costa atlántica y al día siguiente se constató que allí habían enterrado a Castro. La autopsia determinó que había sido estrangulado y que además presentaba fractura de cráneo y varias puñaladas en la espalda.

Casi de manera simultánea se supo de los registros de video y el Juez ordenó la detención de la mujer y de un hombre de apellido Arismendi.

Por la declaración de este último se estableció que él no tuvo una participación en el hecho (el lunes quedó en libertad), pero habría aportado datos que permitieron identificar a otro hombre que resultaría ser el que asesinó a Castro con la ayuda de Moira Haro, tratándose de Héctor Cortés, quien fue inmediatamente detenido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico