Prisión preventiva para los otros tres sospechosos del crimen de Rosa Acuña
En el principio de la investigación la primera detenida fue Laura Vargas, propietaria de la casa donde fue vista por última vez la víctima cuyo cuerpo apareció incinerado el lunes 3 de septiembre. Los cómplices, dos mujeres y un hombre, fueron imputados de homicidio calificado y también quedaron encarcelados.

La audiencia se desarrolló en los tribunales de Trelew y el caso conmocionó a esa ciudad por la aparición del cuerpo quemado en un descampado. Al día siguiente se supo que se trataba de Rosa Acuña, quien días antes había salido a festejar su cumpleaños y terminó asesinada.

El viernes la primera imputada, Laura Vargas, quedó con prisión preventiva por dos meses de acuerdo a lo resuelto por la jueza Ivana González. Fue acusada por el delito de homicidio agravado con ensañamiento. En otra audiencia se imputó a los restantes cómplices.

La fiscal general Griselda Encina reiteró algunos detalles que vinculan a los tres nuevos imputados. El hombre se había presentado a declarar y aseguró que fue llamado por las mujeres para poner a disposición su auto en el que habría sido trasladado el cuerpo.

El hombre dijo que se había percatado de tal situación cuando llegaron al descampado, mientras que aseguró que al momento de acudir a la casa de Vargas se encontraban presentes las otras dos personas. Fue imputado del mismo delito en carácter de partícipe necesario.

La Fiscalía argumentó sobre los peligros procesales de fuga y entorpecimiento para pedir la prisión preventiva de los sospechosos. A la vez comunicó sobre las diversas medidas que deben llevarse adelante para dilucidar la participación de cada persona en el crimen.

La magistrada valoró todo lo actuado y dispuso imponer dos meses de prisión preventiva para las tres personas imputadas que fueron defendidas por el abogado Javier Allende.

UNA ERA SU COMADRE

La muerte de Rosa Acuña, de 25 años, generó indignación y un desesperado pedido de justicia en la ciudad de Trelew. “Siento angustia, bronca, tristeza. Me dejaron con un vacío enorme”, aseguró Claudia, su mamá, quien denunció la desaparición de su hija el lunes 3. “Sé por una persona a la que no quiero exponer que a mi hija la violaron y que por eso la golpearon porque ella no se dejó abusar. Y por ese motivo fue que la quemaron como a un perro”.

En la mañana del viernes la policía comenzó la búsqueda del vehículo que utilizaron las cuatro personas detenidas (tres mujeres y un hombre), quienes participaron del horrendo crimen para trasladar el cuerpo de la joven hasta el lugar en donde la hallaron carbonizada.

“Según lo que me dijeron también hubo violación. Por eso la golpearon”, sostuvo la mamá de la víctima en diálogo con Radio 3 Cadena Patagonia. El cuerpo de Acuña apareció en un descampado próximo al parque industrial de Trelew. La mujer también manifestó que su hija se resistió a ser abusada, “pero después del golpe que le dieron la desmayaron y ahí abusaron de ella”.

Este viernes, la policía detuvo a un hombre y dos mujeres, quienes tendrían vinculación directa con el caso y se suman de esta manera a la mujer detenida durante la mañana del martes en pleno centro de la ciudad. El comisario Felipe González, jefe de la Unidad Regional Trelew de la Policía, informó que “la Brigada de Investigaciones detuvo a una persona de 29 años, a un hombre, y se allanó su domicilio en la calle Ecuador al 2.400 del barrio Corradi”.

González también indicó que el rastrillaje en la zona tiene como objetivo encontrar el vehículo en el que habrían trasladado el cuerpo de la víctima, para luego quemarla, mientras aún vivía.

Una de las detenidas, Laura Vargas, era comadre de la víctima y dueña de la casa en donde fue golpeada y abusada. Al allanamiento en el barrio Corradi se sumó un procedimiento en calle Roque González al 500, en el barrio Tiro Federal, y otro en el barrio Constitución. En este último lugar se detuvo a dos mujeres, una de las cuales tiene 19 años y la restante de 22 años, completando así los cuatro detenidos.

La madre de la víctima negó haber reconocido los restos calcinados, hallados en la zona del parque industrial de Trelew. “Este es un caso muy complejo, había muchas versiones, pero con el aporte de vecinos, también de la Guardia Urbana, todo esos datos sumaron y hoy nos permite ir cerrando un caso de muy difícil resolución en un principio”, concluyó González.