Prorrogaron la preventiva al imputado por el femicidio de Fernández Quelca

En el marco de la revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo Eduardo Atanacio Pardo, el juez natural de la causa autorizó el mantenimiento de la medida de coerción por otros dos meses. Fue ayer a pedido de la Fiscalía. Se trata de la expareja de Daniela Fernández Quelca, la joven que el 19 de junio fue asesinada con un golpe en la cabeza y encontrada entre el Cordón Forestal y la extensión del barrio Moure.

La audiencia de revisión se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidida por el juez penal, Martín Cosmaro. Al Ministerio Público Fiscal lo representó la fiscal general, María Laura Blanco, mientras que la defensa del imputado fue ejercida por la defensora pública, Viviana Barillari.

En ese marco, la fiscal solicitó que se mantenga la prisión preventiva que el imputado viene cumpliendo desde el 23 de junio y la fundó en base a la existencia de elementos de convicción, como así también los peligros procesales de fuga y entorpecimiento.

La fiscal mencionó que cuenta con nueva prueba que se agregado al legajo, como el expediente en el Juzgado de Familia, mediante el cual se corroboró la situación de pareja y el conflicto preexistente.

El imputado llegó la noche del hecho y pidió poder quedarse a dormir en lo de unos conocidos, excompañeros de trabajo, cuando pudo haberlo hecho en el inquilinato donde residía, destacó la fiscal.

Por su parte la defensora no se opuso al pedido de prisión preventiva porque no logró dar con ningún domicilio para su asistido, aunque aseguró que se continuará con la búsqueda para luego de producirse los informes sociales poder pedir la morigeración de la medida.

Finalmente, el juez entendió que existe la probabilidad de la autoría de Pardo y al analizar el móvil del hecho valoró el expediente en el Juzgado de Familia por una denuncia de violencia familiar, lo cual permitiría sostener la autoría.

El magistrado coincidió con la existencia de peligro de fuga, el cual entendió que es evidente por la falta de arraigo del imputado y la pena que se espera, la cual es de prisión perpetua, como así también el peligro de entorpecimiento. Por ello, resolvió mantener la prisión preventiva de Pardo por el término de dos meses.

EL FEMICIDIO

Daniela Fernández Quelca mantuvo una relación de pareja con el imputado desde principios de 2016 cuando ambos vinieron desde Bolivia a Comodoro. Esta relación fue signada por agresiones físicas y psicológicas de él a ella, las que se tornaron cada vez más graves hasta que Fernández le pidió que se retirara del domicilio.

Esa decisión no fue aceptada por Pardo, quien continuó hostigando a Fernández con intenciones de impedir que rehiciera su vida.

En ese contexto, en horas de la noche del 19 de junio, encontrándose ambos en el inquilinato de la calle Código 765 al 1700 del barrio Moure, donde residían en departamentos separados, Fernández y Pardo comenzaron una nueva discusión. Ambos se retiraron del lugar dejando a las hijas en el departamento de Fernández y entre las 23 de ese día y las 8 del 20 de junio se dirigieron hacia la calle Ricardo Torá, a la altura catastral del 2000, donde el hombre tomó un bloque y con claras intenciones de darle muerte a la mujer le asestó un golpe en la cabeza, causándole la muerte por traumatismo encéfalo craneano.

El hecho fue calificado como homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por haber sido cometido contra una mujer y mediando violencia de género, en calidad de autor para Pardo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico