Protestó, escupió y se dejó ganar

El argentino Francisco Cerúndolo consiguió el mejor triunfo de su carrera frente al francés que fue protagonista de un bochorno pocas veces visto en pleno court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

El tenista argentino Francisco Cerúndolo concretó la mejor actuación de su carrera y se instaló en los cuartos de final del Argentina Open, el ATP 250 que se juega en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, tras superar en un partido cambiante y de final insólito y vergonzoso al francés Benoit Paire por 4-6, 6-3 y 6-1.

Cerúndolo, ubicado en el puesto 137 del ranking mundial de la ATP, logró su mejor triunfo ante el galo Paire (29), tercer cabeza de serie el torneo, en una hora y 48 minutos de juego, en la cancha central del complejo ubicado en el barrio porteño de Palermo.

Si bien el argentino jugó un gran partido, hubo una situación que cambió completamente el rumbo del mismo en el segundo set luego de que el europeo ganara el primero: Paire consideró erróneo un fallo del árbitro y comenzó una discusión que incluyó a Jorge Mandl, el supervisor de ATP. El francés, al borde de la descalificación, insultó y escupió al aire, luego se sentó en su silla y perdió totalmente el control.

En la reanudación, Cerúndolo fue muy inteligente porque no se enganchó en esa discusión ajena, continuó adelante con su plan de castigar de derecha y eso le reportó un quiebre de servicio para adelantarse 3-1 y luego definir por 6-3.

Con el partido igualado, el argentino mantuvo la concentración y también la precisión con su derecha, así fue edificando una victoria que empezó a concretar cuando quebró dos veces a Paire, primero para 2-1 y luego para 4-1.

Esos fueron los dos últimos puntos que jugó el francés, luego en una actitud totalmente antideportiva entregó los dos juegos siguientes, estático en la cancha para el 5-1 y luego cuando sacó sin ganas y cometió cuatro burdas dobles faltas para entregar el partido por 6-1.

Cerúndolo festejó con el puño cerrado, miró a la tribuna donde estaban sus padres y hermanos, y saludó con cordialidad a Paire, un tenista de 31 años que lo supera largamente en experiencia y que llegó a ser 18 del mundo en 2016.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico