Prueba Ford Ka+ "S"

Se fabrica en Brasil y tiene un baúl super espacioso para su segmento, de 445 litros.

El Ka+ es ni más ni menos que la versión sedán de la última generación del modelo presentado en marzo de 2016. Siempre dentro de los lineamientos fijados por el Kinetic Design, la corriente de diseño que identifica a todos los modelos de la marca del óvalo.
En esta oportunidad probamos este Ka con cuatro puertas y baúl que para la marca estadounidense reúne las mismas virtudes que el hatchback: ingeniería de avanzada, tecnologías innovadoras, diseño atrayente y funcional, y equipamiento diferenciador.
Es que en el Ka+ encuentran una interesante habitabilidad, excelente capacidad de carga, los últimos adelantos en términos de conectividad y un confort de marcha en ciudad que se combina con la austeridad en los consumos de combustible, lo que termina de cerrar una más que favorable ecuación precio-producto.
El nivel de los materiales y terminaciones supera la media de su segmento, dentro de un habitáculo que es sobrio y moderno al mismo tiempo
Destacamos nuevamente el acceso al vehículo gracias a la amplitud de puertas que ofrece tanto adelante como atrás, en que le posibilita ubicar cómodamente a cuatro adultos y un menor. Hay buenos espacios para las piernas y colabora también la altura hacia el techo. La posición de manejo es aceptable, puede regularse la extensión y el respaldo de la butaca, pero no la altura.
Por otra parte, los comandos se ubicaron al alcance del conductor. El interior es práctico, espacioso y funcional. Así lo demuestran los 21 portaobjetos distribuidos en todo el habitáculo, como los portabotellas en la puertas delanteras o los posavasos.
Si en la versión hatchback decíamos que la capacidad del baúl está dentro de lo justo, en este sedan sucede todo lo contrario, con sus 445 litros, 188 litros más que el cinco puertas. Con estos espacios no será necesario recurrir a un portaequipaje o enviar las valijas por un expreso cuando salimos de vacaciones. Afortunadamente, debajo del piso del baúl encontramos una rueda de auxilio de las mismas medidas que las cuatro rodantes.

CONFORT Y SEGURIDAD
En esta oportunidad probamos la versión S que proviene de fábrica con un equipamiento reducido que lo ubica en una posición desfavorable respecto a sus competidores. Quizá la marca del óvalo nos había acostumbrado mal. Solo basta con recordar el equipamiento del primer Fiesta KD cuando comenzó a dar sus primeros pasos.
Incorpora un equipo de audio con CD/Mp3/Bluetooth y conexión USB/AUX. Además, incluye un soporte para dispositivo My Ford Dock, que ocupa el lugar que en las otras dos versiones tiene asegurado la pantalla multifunción monocromática para operar el sistema de conectividad SYNC. Por otra parte, la climatización está a cargo de un aire acondicionado manual con filtro de polen. Otros aspectos para destacar de su equipamiento, que contribuyen a una mayor calidad de vida abordo y confort, son la apertura interna del baúl y el cierre centralizado con mando a distancia.
La nueva silueta también llega de Brasil con el motor naftero Sigma de 1.5 litros y 16 válvulas que eroga una potencia de 105 CV (10 CV más que el propulsor anterior) y alcanza un torque máximo de 138 Nm a 4.500 rpm. Vale la pena recordar que esta motorización está compuesta estructuralmente de aluminio.
La gama Ka+ está conformada por tres versiones con lo siguientes precios vigentes al mes de mayo de 2017: S ($237.900), SE ($255.200) y SEL ($276.100). Si lo comparamos con el Ka cinco puertas, en cada versión, los precios son levemente superiores, no llegan a los 3.000 pesos de diferencia.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico